Principal

Aprende a usar menos plástico y ayuda al planeta

Time

7 minutos de lectura

El estilo de vida actual implica la presencia constante de los plásticos de un solo uso, incluyendo las bolsas que te dan en las tiendas para guardar lo que compras, los utensilios y envases desechables, envolturas y recipientes que contienen los alimentos y productos que consumimos cada día.

 

El problema con este material es que tarda mucho tiempo en degradarse, al menos 100 años, y en algunos casos, es probable que nunca llegue a desintegrarse por completo.

 

Lo peor de todo es que los residuos plásticos contaminan la tierra y el agua de los mares, además de que resultan dañinos para la fauna. Muchos animales acuáticos acaban enredados entre la basura plástica, mientras que otros la comen y se enferman o mueren.

 

Por estas razones, te invitamos a hacer un esfuerzo para reducir tu consumo de plásticos desechables, y te dejamos unos sencillos consejos para lograrlo.

 

1. Adiós a las bolsas plásticas

Haz que se vuelva un hábito llevar siempre en la cajuela del coche o en tu mochila una bolsa o varias bolsas de tela reutilizables. En ellas  guarda lo que compres en el súper o en cualquier tienda. Así evitarás llenarte de bolsas plásticas que acabarán en la basura.

 

Puedes encontrar estas bolsas en la mayoría de los supermercados o adquirirlas en otros establecimientos donde están disponibles en diferentes colores y tamaños. Hay una gran variedad de diseños. Algunas están elaboradas en lona para hacerlas más resistentes               y durables.

 

Incluso puedes adquirir bolsas de tela pequeñas ideales para guardar las frutas y verduras. O si te pones creativo y tienes tiempo, hasta puedes elaborarlas tú mismo.   

 

2. No más popotes

Recientemente se ha hablado mucho de lo dañinos que son los popotes para el ambiente y para los animales, en especial los que viven en el mar. Por ello, es importante dejar de usarlos.

 

Si por alguna razón quieres o necesitas utilizar popotes, te sugerimos comprar los que son reutilizables. Puedes encontrarlos elaborados en bambú, vidrio o acero inoxidable y generalmente incluyen un pequeño cepillo para lavarlos.

 

3. Usa botellas y termos reutilizables

Si acostumbras comprar café y agua embotellada, piensa en la cantidad de basura que generas cuando los terminas y tiras los envases. Para evitar esto, te recomendamos comprar un termo para tu café; incluso puedes encontrar algunos con diseños originales y en diferentes colores.

 

También necesitas una botella reutilizable para el agua, de preferencia de acero inoxidable o de vidrio. Éstas duran más y evitas que los aromas y sabores se impregnen. Así, además de volverte más ecológico, ahorrarás al preparar tú mismo tus bebidas.   

 

4. Guarda tu comida en contenedores reutilizables

Cuando te sobre comida, evita el uso de unicel y recipientes desechables. Lo mejor es tener contenedores reutilizables de diferentes tamaños, hechos con un material durable como el vidrio.

 

El vidrio tiene la ventaja de que se puede usar tanto en el refrigerador y congelador como en el horno, y evita que los olores y sabores se impregnen y mezclen.

 

Aunque te parezca algo incómodo y raro, lo ideal es que lleves uno de estos contenedores para cuando compras comida para llevar. Con el tiempo te acostumbrarás a hacerlo y podrás sentirte orgulloso de contribuir con el cuidado del medio ambiente. 

 

5. Di no al uso de platos y cubiertos desechables

Estos artículos son muy comunes cuando tienes fiestas o reuniones, para no tener que lavar tantos trastes. Sin embargo, al desecharlos contribuyes a incrementar la cantidad de basura no degradable.

 

Por eso, lo mejor es optar por los trastes y utensilios convencionales que se pueden lavar, o en caso de que en verdad requieras el uso de desechables, elige platos y cubiertos ecológicos, que estén elaborados con materiales biodegradables o compostables. 

 

6. Invierte en un purificador de agua

Para evitar la compra de botellas y garrafones de agua, lo mejor es que instales un purificador en tu casa. Así, reducirás el consumo de plástico y ahorrarás al tener tu propia agua purificada. 

 

Puedes encontrar purificadores con tanque de llenado con diferentes capacidades, algunos automáticos y otros de llenado manual, que integran dispensadores para sacar el líquido fácilmente, como si fuera el del garrafón.

 

Otra alternativa son los filtros purificadores que se colocan en la llave del agua (la del fregadero, por ejemplo) para que el líquido salga listo para beber en cuanto la abras. 

 

 

7. Practica hábitos de higiene sustetables

Los pañales, toallas sanitarias y tampones se encuentran entre los principales contaminantes, ya que están elaborados con materiales no degradables.

 

Tan sólo un niño, durante sus primeros 2 años y medio de vida, usa alrededor de 3 mil 800 pañales, mientras que una mujer utiliza alrededor de 13 mil toallas o tampones durante su vida fértil.

 

La alternativa ante estos productos está en el uso de pañales de tela, que consisten en un lienzo que se coloca al bebé en forma de pañal, o bien, los pañales reutilizables, que se venden preformados como los desechables, pero se pueden lavar. 

 

En el caso de la higiene femenina la mejor opción es el uso de la copa menstrual, que además de ser cómoda y ecológica es benéfica para la salud. Y si ésta no te convence, puedes optar por las toallas sanitarias reutilizables, que están elaboradas con telas de fibras naturales y se pueden lavar. 


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh