El dinero te hace feliz o infeliz según el uso que le des, demuestra estudio

Harmonía / 2017-03-02

Sobre todo cuando se trata de los primeros ingresos que recibimos en nuestra vida, existe un placer en obtener dinero por el que hemos trabajado que es difícil de olvidar. Sea por la satisfacción de obtener resultados o por la esperanza de todo el provecho que podremos sacar de un pago, no podemos negar que el dinero despierta ciertas emociones.

 

Sin embargo, dentro del abanico de sentimientos que el dinero puede despertar, también se encuentran algunos aspectos menos positivos como la avaricia y la codicia. Tal vez sería mejor reconocer que el dinero no es ni bueno ni malo, pero el uso que le damos puede estar sujeto a juicio.

 

Un estudio publicado en Psychological Science demostró que el dinero puede hacer felices o infelices a las personas, dependiendo del uso que se le dé. Por ejemplo, las compras que se relacionan con experiencias (dinero que se gasta en hacer algo) generan mayor felicidad que las compras relacionadas con objetos (dinero que se gasta en tener algo).

 

El principal motivo por el que el dinero gastado en experiencias da más felicidad es que gran parte de la emoción que sentimos al consumir algo reside en la expectativa de lo que pueda ocurrir con el nuevo producto. Así, en el caso de una experiencia, el abanico de posibles eventos es mucho más amplio que si sólo compramos un objeto. Por eso da más felicidad comprar una entrada a un maratón de cine que un reloj que nunca va a cambiar.

 

Otras razones son que las experiencias no se comparan entre sí (sólo quien participa en una experiencia sabe lo que ésta provoca), mientras que los objetos son invitaciones a compararse constantemente y, como ya hemos mencionado antes, compararse daña la evolución espiritual y genera malestar.

 

Además, las experiencias generan mayores vínculos entre los individuos que pueden causar bienestar a largo plazo, lo mismo que los recuerdos que puedan crearse a partir de determinado evento.

 

La mejor parte es que no es necesario gastar dinero en una experiencia para vivirla. La vida es una suma de experiencias constantes de cualquier manera. ¿Te imaginas vivir todas como una aventura a la que decidiste asistir? Seguro te divertirás bastante con el juego de la vida.

 

Fuente

El País

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿En qué prefieres gastar tu dinero?
¿Qué clase de experiencias te gustaría vivir?