Una clase de yoga sin prisa

Harmonía / 2017-05-23

El Buena Vibra Fest es uno de los encuentros de yoga y meditación que han conquistado el gusto de los practicantes gracias a su combinación de clases con buenos maestros a un precio muy accesible, oferta de comida sana y un bazar con artículos diversos como libros, joyería, ropa, productos orgánicos y piezas decorativas de estilo zen y minimalista.

 

El domingo 21 de mayo asistimos a la clase que ofreció Óscar Velázquez, un profesor de yoga con 20 años de experiencia, formado como bailarín en la Escuela Nacional de Danza Contemporánea, lo cual le pone un toque muy particular a sus clases. La que dio en el Buena Vibra Fest fue de vinyasa, que es un estilo caracterizado por unir la respiración con el movimiento para entrar en un flow que se vuelve una especie de meditación activa. Generalmente ese fluir es muy dinámico, pero la clase de Velázquez destacó justamente por proponer un ritmo relajado. La intención, nos comentó, era poder entrar con toda profundidad en las posturas, como si creáramos una coreografía lentamente, poco a poco.

 

Nos gustó mucho la reflexión que nos compartió sobre la intensidad con la que a veces hacemos ejercicio porque creemos que es bueno para la salud, cuando en realidad eso de que los excesos son malos también aplica al activar nuestro cuerpo. Se trata, dijo, de movernos conscientemente, siempre cuidando del corazón.

 

Y así fue su clase: aumentó de nivel lentamente, permitió que cada articulación se preparara para lo siguiente y nos llevó a detener la atención en la respiración como si estuviéramos bailando en un escenario, contando los tiempos para inhalar, exhalar y retener. Sin duda, salimos en total relajación a seguir disfrutando del festival.

 

Óscar da clases en su estudio OV Yoga ubicado en Insurgentes Sur 363, colonia Hipódromo Condesa.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: