Principal

10 formas en las que una mujer puede alcanzar el orgasmo

Time

Menos de 8 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Partes del cuerpo que se pueden estimular para llegar al orgasmo

  • Check
  • Técnicas que generan placer y no implican contacto físico

El orgasmo, ese punto culminante de la excitación y el placer al que la mayoría anhela llegar, suele relacionarse con el contacto genital y, más aún, con la penetración. Pero aunque muchas veces ese pico de sensaciones se alcanza de esa manera, no es la única forma de llegar a él. En muchos casos, ni siquiera es la mejor ni la más efectiva, en especial al hablar de placer femenino.

 

El cuerpo de hombres y mujeres es diferente y funciona distinto. En el cuerpo femenino, por ejemplo, el tejido eréctil se extiende sobre un área más grande, lo que significa una mayor cantidad de zonas erógenas para disfrutar y una variedad más amplia de formas de alcanzar el clímax.

 

Los especialistas en sexología y ginecología coinciden en que, si bien no se puede hablar de que haya distintos tipos de orgasmos, lo que sí existen son diferentes formas de llegar a él, ya que el clímax puede ser desencadenado gracias a la estimulación de diferentes partes del cuerpo, como las que se describen a continuación.

 

Clítoris

No te dejes engañar por el tamaño de esta enorme fuente de placer. Aunque por fuera luce pequeño, el clítoris es una estructura con multitud de terminaciones nerviosas, cuya parte más grande está escondida en interior del cuerpo, con dos raíces de 10 centímetros que se extienden a cada lado. Se trata del único órgano del cuerpo humano cuya única función es la de proporcionar placer sexual. 

 

Para alcanzar el orgasmo mediante la estimulación del clítoris, los especialistas recomiendan probar diferentes técnicas para encontrar la que más te guste a ti cuando practicas la masturbación, o a tu pareja, si eres quien va a darle placer a una chica.

 

Lo ideal es empezar la estimulación con los dedos, con movimientos en espiral alrededor del clítoris. Experimenta con distintos ritmos e intensidad en la presión, y no te olvides de frotar también los labios vaginales y la periferia del clítoris. Después también puedes incuir algún juguete sexual para variar.   

 

Punto G

Se trata de un área altamente erógena, que se encuentra en la pared vaginal anterior (o frontal) de la esponja uretral. Es el equivalente femenino a la próstata y al igual que ésta, es muy sensible y al estimularlo puede generar mucho placer.

 

Para tener un orgasmo del punto G, primero debes ubicar dónde está. Para ello, inserta el dedo medio en la vagina y, aproximadamente a la altura de la parte inferior del ombligo, sentirás una pequeña zona con una textura rugosa. Enfócate en ella y estimúlala con el movimiento de tus dedos, o con ayuda de un juguete sexual. Para estimularlo durante la penetración suelen ayudar aquellas posiciones en las que ésta se realiza desde atrás.

 

Ano

Aunque para algunas parejas es un tema tabú, en esta zona se encuentran terminaciones nerviosas compartidas que van desde pared anterior del recto a la vagina, mientras que las raíces del clítoris también se extienden hasta el ano. Así que la estimulación rectal puede generar intensas sensaciones placenteras, siempre y cuando te sientas cómoda con esta práctica, ya sea en solitario o con tu pareja. 

 

Para inducir el orgasmo a través de la estimulación anal, se recomienda usar siempre lubricante y avanzar poco a poco, para evitar que haya dolor, pues de lo que se trata es de sentir placer. Puedes empezar la estimulación con un solo dedo e introducirlo poco a poco, de modo que no te resulte incómodo. Cuando la excitación aumente, puedes sumar un dedo más o incluso probar con un juguete sexual. 

 

Por higiene y por salud, es importante que cubras con un condón los juguetes sexuales que uses tanto en el ano como en la vagina, para evitar llevar bacterias de la zona rectal a la vaginal y así prevenir infecciones, aunque lo ideal es tener uno especial para cada zona. Y lo mismo aplica para la penetración anal: siempre debes usar condón y lubricante.

 

Punto C

No es tan famoso como el G, pero también es importante. Se le llama así al cuello uterino, donde también existe un gran número de terminaciones nerviosas. Para llegar al orgasmo de esta manera es necesaria una penetración profunda para que el pene, el juguete sexual o los dedos alcancen el cuello uterino y lo estimulen.

 

Pezones

Aquí sobran las explicaciones, pues los pezones son los botones rugosos que coronan los senos. Se trata de una parte del cuerpo muy erógena y llena de terminaciones nerviosas, cuya estimulación puede conducir al orgasmo a muchas mujeres, sin necesidad de tocar nada más. 

 

Esto se debe a que, cuando se estimulan los pezones, el cerebro libera oxitocina, un neurotransmisor que participa en la generación de sensaciones placenteras y que provoca las mismas contracciones uterinas y vaginales asociadas con el orgasmo. Estos movimientos involuntarios en la zona vaginal llevan más flujo de sangre a los genitales, lo cual puede desencadenar un orgasmo.

 

Los pezones se pueden estimular al masajearlos con los dedos, al lamerlos y presionarlos con los labios, e incluso con el movimiento de un vibrador; también puedes utilizar un poco de lubricante o aceite para masaje para descubrir diferentes sensaciones. El límite está en tu imaginación y en lo que descubras que va mejor contigo. 

 

Respiración

El placer sexual a menudo se encasilla en un acto físico que involucra los genitales, pero la realidad es que el erotismo humano va mucho más allá y se puede ver reforzado por la forma en que respiras. 

 

La respiración te puede ayudar a relajarte, liberar la ira, calmar los nervios y pensar mejor, pero también es muy importante cuando de placer se trata, ya que una respiración adecuada puede poner a tu cuerpo y tu mente en un estado propicio para experimentar sensaciones placenteras. 

 

La forma en que respiras tiene un impacto significativo en tu respuesta sexual y orgásmica, además de que la respiración lenta y profunda intensifica los orgasmos e incluso puede provocar que sean múltiples. Y además de practicar la atención plena y la respiración consciente durante el acto sexual, también puedes probar y respirar hasta llegar al clímax.

 

Si quieres intentar tener este tipo de orgasmo, colócate en un lugar tranquilo y cómodo, donde no te interrumpan, y puedas recostarte sobre tu espalda. Coloca tu mano sobre tu abdomen, respira profundamente por la nariz, de modo que puedas sentir que la mano sube y baja, y exhala por la boca abierta. Lentamente, comienza a realizar una exploración mental de tu cuerpo de pies a cabeza, y relaja cada parte a medida que avanzas. 

 

Experimenta con diferentes tipos de respiración para ver qué funciona, ya sea una respiración rápida y superficial, lenta y profunda, con inhalaciones por la nariz y exhalaciones por la boca, o ambas por la nariz. Prueba y encuentra la que resulte especialmente agradable cuando te imaginas en un escenario excitante.

 

Te puede interesar: Respiración consciente: una técnica para tener mejores orgasmos

 

Fantasía

El poder de la mente sobre el cuerpo es asombroso, y esto incluye la sexualidad. Así, puedes fantasear con tu camino hacia el clímax sin necesidad de tocar tu cuerpo, sino simplemente imaginar las sensaciones que te gustaría experimentar y sentirlas como si en realidad sucedieran, hasta que llegues a la cima. 

 

A menudo, el trabajo de la respiración y la fantasía van de la mano, pues es posible que la respuesta de tu cuerpo funcione mejor cuando dejas volar tu imaginación y al mismo tiempo pones en práctica los ejercicios de respiración.

 

Aunque sólo un pequeño porcentaje de personas reportan haber podido alcanzar el orgasmo únicamente a través de la fantasía, puedes experimentar con el poder de tu mente para encender la llama del deseo antes o durante un encuentro sexual, o bien cuando practicas la masturbación, para intensificar el momento.

 

Te puede interesar: 3 claves para que las mujeres logren tener un gran orgasmo


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh