Una almohada puede ayudar a aumentar el placer durante el sexo

Harmonía / 2018-07-04

Uno de los mayores placeres que puede disfrutar el seres el sexo. La mayoría de las parejas suelen buscar formas de hacer que sus encuentros resulten más placenteros, para alcanzar el orgasmo más fácilmente y que éste tenga una mayor intensidad.

 

Para ello existen distintas técnicas, posturas, juguetes y accesorios sexuales. Pero si quieres darle un giro a tus experiencias sexuales sin demasiadas complicaciones, puedes usar un objeto que siempre tienes al alcance y que generalmente acaba olvidado a un lado o en el piso: la almohada.

 

En el mercado hay almohadas con un diseño triangular o de cuña, que originalmente se crearon para ayudar a quienes padecen dolor de espalda, pero que las parejas empezaron a usar con fines eróticos. Éstas son de las más populares para usar durante los encuentros sexuales, pero puedes utilizar cualquier almohada o cojín que tengas en casa. Aquí hay algunas buenas razones para hacerlo.

Ayudan a que la penetración sea más profunda. En las posiciones en las que la mujer está debajo del hombre, ya sea bocarriba o bocabajo, colocar una almohada bajo la cadera, la pelvis o el abdomen, ayuda a facilitar y hacer más cómodo el acceso a la vagina. Esto también permite una penetración más profunda, lo cual hace que el placer se intensifique. 

 

Permiten dar más placer. Al levantar las caderas con ayuda de una almohada, se hace más fácil el acceso al clítoris, lo cual permite estimularlo a lo largo del encuentro para que la mujer reciba mucho más placer y le sea más fácil llegar al orgasmo, así como tener varios.

 

Mejoran el panorama. Poner una almohada debajo de la cabeza o el cuello, en cualquier posición que implique acostarse, hace más cómodas las posturas y, al mismo tiempo, hace posible un mayor contacto visual entre la pareja. Además, ver a la otra persona mientras maniobra o disfruta puede ser muy excitante. Las almohadas ayudan a hacerlo y a tener un mejor ángulo de visión, sin aplicar tensión o esfuerzo en el cuello. 

 

Aumentan la cercanía. De la mano del punto anterior, las almohadas también ayudan a que la pareja esté más cerca. Al acercar sus rostros y torsos, pueden besarse y acariciarse mutuamente mientras ocurre la penetración, lo cual, además de dar más placer, fortalece la conexión emocional. 

 

Hacen más fácil y cómodo el sexo oral. Las posturas de sexo oral que implican que uno de los integrantes de la pareja permanezca arrodillado se vuelven más cómodas al colocar una almohada bajo las rodillas, en especial si se planea una sesión larga de sexo oral (las almohadas más recomendadas para esto son las de memory foam). En el caso del cunnilingus, al poner la almohada bajo la cadera o pelvis se facilita el acceso a la vulva y el clítoris, lo cual, además de brindar una vista que resulta muy excitante, permite dar una mejor y más placentera estimulación a toda la zona. 

 

Ayudan a facilitar las cosas en cualquier situación. Si alguno de los integrantes de la pareja sufre dolor o problemas en las articulaciones, espalda o cuello, las almohadas pueden ser grandes aliadas para facilitar y hacer más cómodas las distintas posiciones. También si no cuentan con la suficiente flexibilidad, si tienen unos kilos de más o necesitan un mayor soporte para permanecer en ciertas posturas, las almohadas se vuelven el complemento ideal para tener mejores sesiones de sexo.  

 

Aquí tienes algunas posiciones en las que se pueden utilizar almohadas, pero puedes probar con distintas posturas y modalidades. El límite está en tu creatividad. 

 

Fuente: Fatherly
Ilustraciones: Liberator

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: