Los 3 autosabotajes sexuales más comunes

Harmonía / 2018-05-22

Es completamente normal que existan preguntas en cuanto a cómo “debería” ser la relación sexual perfecta o cómo comportarse durante un coqueteo que está por dirigirse a la cama. Ciertas inseguridades pueden aparecer y es algo hasta cierto punto razonable, pues durante las relaciones sexuales el cuerpo está lo más vulnerable posible y los sentimientos, sean de amor o no, a flor de piel.

 

Sin embargo, existen tres comportamientos clásicos que, más que ser incertidumbres cualquiera, se catalogan como autosabotajes porque se interponen directamente entre tu propio disfrute y el de tu pareja, lo que genera que la relación sexual no se desenvuelva de manera fluida ni natural y, posiblemente, termine en una experiencia frustrada.

 

A continuación, los tres autosabotajes más comunes, para que los evites.

 

1) Pensar que tu cuerpo no es suficiente. La inseguridad en cuanto a tu apariencia física o desempeño sexual es una de las mayores trabas para conectarte con tu pareja. Los cuerpos perfectos no existen y lo más hermoso de la relación es que cada experiencia es diferente y ofrece distintas sensaciones. Ten por seguro que tu pareja no está ahí para juzgarte, así que no te permitas esa idea.

 

2) Pensar demasiado durante el sexo. Te podría suceder que durante el encuentro sexual tienes la cabeza en otra parte. Da vueltas alrededor de los pendientes del día, de una junta de trabajo, de lo que harás para cenar, o cualquier cosa que no te permite estar en el ahí y el ahora. Es cierto que a veces se vuelve difícil desconectarse del mundo exterior, pero esta es una de las claves más importantes para lograr una buena relación sexual: la conexión con tu pareja es física, mental y emocional, así que permítete disfrutar del momento y déjate llevar.

 

3) Tienes expectativas concretas. Durante el sexo nada está previsto, todo puede ser una sorpresa y no hay planes ni líneas que seguir. Al tratarse de una experiencia sensorial, tu cuerpo y el cuerpo de tu pareja te llevarán cada vez por un camino distinto; entonces, de nada sirve tener expectativas sobre lo que esperas de ese momento o del sexo en general. Esperar algo concreto es una manera de no conectarte y tener la mente en otro lado.

 

El encuentro sexual es una de las experiencias más placenteras y de conexión física y espiritual entre una pareja y no debería ser asunto de temores ni frustraciones, sino todo lo contrario. A pesar de que no siempre es fácil adquirir la confianza inmediata, si tienes en cuenta estas actitudes que te traicionan, podrás hacerles frente de manera directa y evitar que se entrometan en tu vida sexual. Tu placer y bienestar son lo más importante y fomentarlos también es una manera de procurarte a ti y a tu pareja.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: