Principal

Guía para la higiene íntima femenina

Septiembre 05, 2018

Time

6 minutos de lectura

El cuidado y mantenimiento de la zona genital femenina puede ser una cuestión muy delicada. Es por eso que hay que dedicarle especial atención. Una higiene íntima adecuada te ayuda a evitar la aparición de gérmenes, que aumentan las posibilidades de sufrir infecciones y causar un olor desagradable.

 

Asimismo, la higiene debe ser lo suficientemente suave como para preservar la flora bacteriana que posee esta zona por naturaleza y que te protege de infecciones. Aquí es donde entra en juego el pH, que debe ser balanceado y un poco ácido, entre 3.5 y 4.5. Todo se debe mantener en un delicado equilibrio. Para lograrlo, es necesario que elijas los productos que se ajusten mejor a tus necesidades y estilo de vida.

 

Jabones íntimos

A la hora de escoger un jabón para tu zona genital, es importante que no sea demasiado astringente, ya que te puede irritar. Además, puede eliminar la protección natural de la piel. El jabón líquido para el cuerpo no está recomendado para lavar esta zona, pues es demasiado agresivo.

 

La marca Lactacyd contiene ácido L-láctico biológico y lactoserum, que mantiene el pH e hidrata.

 

También, el Shampoo Candiflux es un jabón neutro. Está libre de alcohol y perfumes que desequilibran el pH y le dan la bienvenida a las bacterias perjudiciales.

 

La opción de Benzal Wash Piel Sensible bloquea el olor sin irritar la piel. Está diseñado justamente para las pieles íntimas más sensiblles. No contiene parabenos, colorantes, jabones, ni sulfatos.

 

La copa de la luna

Cuando hablamos del ciclo menstrual, es complicado decidirte por la opción que tal vez conoces menos y que es una tendencia relativamente nueva. Mooncup se fabrica con silicona blanca de grado médico y es tan cómoda que es probable que ni siquiera notes su presencia. Además de ser amigable con el ambiente (sólo necesitas una, pues es reusable), te libera de tener que cargar con toallas o tampones en esos días del mes. Tiene una capacidad tres veces mayor que un tampón regular y no es absorbente, por lo que no te provocará sequedad en los días de menor sangrado.

 

Aunque su precio es considerable, vas a recuperar tu inversión en aproximadamente 6 meses. Después te puedes olvidar de gastar cada mes, así que ahorrarás dinero.

 

La copa menstrual es la opción más ecológica, económica e higiénica en el mercado. A algunas mujeres les ha cambiado la vida por ser práctica, eficiente y cómoda (en muchos casos imperceptible). Sobre todo a las más activas, desportistas o intrépidas.

 

Otras mujeres encuentran desventajas al no lograr adaptarse a su uso (inserción, extracción y limpieza regular) y sensación dentro de la vagina. 

 

Te puede interesar: 5 tips para usar óptimamente tu copa menstrual

 

Toallas sanitarias

Las de uso más tradicional son muy fáciles de usar, y tampoco sientes que están ahí. Hay con alas, sin alas, de uso nocturno, para flujo moderado o abundante.

 

La marca más conocida, Kotex, te ofrece un máximo de absorción con la nueva cubierta Natural Flex, que te evita accidentes. Su tecnología Absorgel encapsula los olores y el flujo. A la par, se amolda perfectamente a tu cuerpo y te da libertad de movimiento.

 

Otras de las marcas por excelencia en este tipo de productos es Saba, que tiene una cubierta suave que evita que tu piel se irrite. Además, para lograr una mejor adaptación a tu cuerpo, tiene una forma diferente adelante y atrás. Su distribución de flujo evita derramamientos.

 

Las toallas femeninas Naturella tienen un toque de manzanilla que ayuda a mantener la piel hidratada y a proteger del roce, al mismo tiempo que disfraza los olores. Tienen seis canales en forma de flor, para distribuir y absorber mejor.

 

Aunque las toallas sanitarias son un producto de uso muy práctico, debes saber que una mujer puede llegar a usar hasta 15 mil toallas desechables durante su vida. Es decir, esta no es una elección amigable con el medioambiente.

 

Toallas ecológicas

Si te preocupa la situación actual del planeta, las toallas ecológicas son una buena opción. Por ejemplo, Ecolunas, que están confeccionadas con tela 100% de algodón. Este material permite que la piel respire, no se irrite y esté libre de alergias. Son muy cómodas, porque se sienten como tu propia ropa interior.

 

No contienen sustancias químicas, dioxinas, látex, polvos gelificantes, perfumes ni otros compuestos sintéticos que tienen las toallas desechables. Sus fibras naturales poseen propiedades que inhiben la incubación de bacterias. Es por eso que evitan las infecciones vaginales asociadas al uso de toallas sanitarias. Son muy fáciles de lavar (puedes usar jabón Ecolunas y utilizar el agua residual para regar tus plantas) y tienen una vida útil de 5 años.

 

Te puede interesar: Toallas sanitarias de tela, una opción saludable y ecológica

 

Tampones

Hay mujeres que prefieren el uso de tampones porque los consideran más higiénicos, ya que no estan en contacto con el exterior de la vagina y absorben el sangrado de una forma más discreta. Otra de sus ventajas es que te dan la oportunidad de nadar durante la menstruación y, si los cambias con regularidad, no hay riesgo de escurrimientos.

 

En este tipo de mercado, Tampax es la marca que primero llega a la mente. Su aplicador antideslizante y con relieve hace la inserción muy sencilla. Una vez dentro, el tampón se expande para adaptarse a la forma exacta de tu canal vaginal. Cuenta con una trenza muy absorbente que evita fugas.

 

Si este producto te hace sentir cómoda, es importante que recuerdes que no es recomendable traerlo puesto más de 8 horas. Es decir, debes cambiarlo unas tres veces al día. De otra forma, te arriesgas a sufrir el síndrome del shock tóxico (producido por la bacteria estafilococo aureus). Los síntomas pueden ser: mareos, fiebre alta, manchas rojas en la piel, dolor muscular y confusión. Si detectas alguno, consulta con tu ginecólogo a la brevedad.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh