5 consejos para lograr la salud de tu corazón, cuerpo y mente

Harmonía / 2017-05-24

El estudio "Envejecimiento de la población mundial" reveló que alcanzaremos un promedio de esperanza de vida de 73 años para el 2030 y 76 años para el 2050.

 

Parece ser una buena noticia. No obstante, los investigadores han señalado que a pesar de que se está alcanzando la meta de incrementar el número de años promedio de los seres humanos, esto no está progresando a la par de la fórmula para llegar a una edad más avanzada sin padecer las consecuencias de la vejez (enfermedades, debilidad, decaimiento). Por eso, mientras se descubre la clave para conseguir un equilibrio entre longevidad y juventud (en términos de salud), sigue estos cinco pasos que, al menos hasta el presente, son la mejor opción para sumar años y seguir rindiendo al 100.

 

1. Mantén una alimentación saludable compuesta por frutas y verduras en un porcentaje superior al de cualquier otro alimento, granos enteros o, por lo menos, integrales, proteína magra y un mínimo de alimentos procesados.

Ventajas: una buena alimentación reduce tu riesgo de padecer embolia, mantiene tus niveles de energía, conserva tu peso saludable, controla los niveles de azúcares que, de dispararse, podrían provocarte diabetes, y evita padecimientos relacionados con el colesterol alto, como enfermedad de corazón.

 

2. Ejercítate todos los días sin que por ello se entienda que debes hacer sesiones intensas cada vez. Lo que importa es desarrollar el hábito de mantenerte activo, evitar pasar largas horas sentado frente a la computadora y promover que tu cuerpo se acostumbre a reaccionar ante estímulos de movimiento y se active.

Ventajas: ejercitarte 30 minutos al día te ayuda a mantener tu vigor, elasticidad y coordinación a lo largo del tiempo. Además, si combinas actividades de intensidad moderada con actividades más demandantes, ayudarás a conservar los músculos que a su vez fungen como sostén de tus huesos y articulaciones, fortalecerás tu corazón y estimularás tu capacidad pulmonar.

¿No tienes tiempo de hacer un entrenamiento largo? Proponte la meta de hacer pequeñas pausas de actividad media-intensa a lo largo del día –sube escaleras, trota en vez de caminar y haz pausas de estiramiento cada hora en la oficina–.

 

3. Visita a tu médico. A nadie le gusta ir al médico, esperar en un consultorio y encontrarse con otras miradas angustiadas de pacientes que, probablemente, no se sienten bien. Pero hacer el sacrificio de sacar una cita al menos una vez al año puede resultar muy remunerador. Toma en cuenta que la mejor forma de aprovechar los servicios médicos con los que contamos es realizando prácticas de medicina preventiva.

Ventajas: la medicina preventiva te puede ayudar a detectar problemas mayores a tiempo y así incrementar en más de un 50% tus probabilidades de supervivencia. En cuestión de otros padecimientos menores no hay nada como poder tomar tratamientos que solucionen el problema de manera sencilla, en lugar de esperar a que se compliquen o agraven. Finalmente, si tus resultados son óptimos, estas consultas de revisión general pueden fungir como motivación para conservar y mejorar tu estilo de vida saludable.

 

4. Toma medidas para reducir el estrés. Cuando vives a mil y no tienes ni un instante para liberar la tensión de la vida laboral, ambiental, social, familiar, personal, económica y más, tu cuerpo puede presentar trastornos provocados por estrés. Entre ellos, los más comunes son los cardiovasculares (hipertensión, taquicardia), respiratorios (asma, hiperventilación), gastrointestinales (úlceras, gastritis, colitis), dermatológicos (sudoración, irritación, dermatitis), musculares (tics nerviosos) y psicológicos (depresión, ansiedad, baja autoestima).

Ventajas: a pesar de que no es fácil controlar los efectos del entorno en nuestra tranquilidad emocional y nuestro bienestar físico, ciertos hábitos como la meditación, los ejercicios de respiración, el yoga, las terapias y la práctica de mindfulness sin duda pueden ser de gran ayuda para calmar la sensación de estar alterado.

 

5. Respeta tus horarios. Privarte de sueño puede hacer que comas de más, te pongas de mal humor, seas menos productivo y más susceptible de padecer ansiedad. Por su parte, no lavarse los dientes tres veces al día puede dar lugar a la aparición de bacterias que pueden causar enfermedades cardiovasculares.

Ventajas: tan sólo con estos dos ejemplos resulta evidente que tener hábitos saludables es indispensable para mantener un estado óptimo de salud física y mental. Por eso, date tiempo para cuidarte y procura, ante todo, tu bienestar.

 

Te puede interesar: Recalibra tu reloj interno

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar