Principal

Evita que las diferencias políticas afecten tus relaciones personales

Time

Menos de 4 minutos de lectura

Se dice que de religión y política es mejor no hablar, porque se vuelve un cuento de nunca acabar. Pero en tiempos electorales como el que actualmente se vive en México, la política es un tema recurrente.

 

En las charlas de sobremesa, en las reuniones familiares o con amigos, en las conversaciones grupales de chat y hasta en las publicaciones de redes sociales se desatan intensos debates sobre los candidatos y los partidos políticos.

 

Hablar de política puede ser muy enriquecedor. Al hablar con personas que simpatizan con un candidato o partido diferente del que tiene tu preferencia, tienes la posibilidad de tener un panorama más amplio, al conocer las diversas opciones disponibles, así como sus propuestas, posturas e ideas

 

Esta información e intercambio de ideas te puede ser útil tanto para reafirmar tu intención de voto como para definirla, si es que estás indeciso.

Sin embargo, al tocar este tema es importante tener cuidado de que no se salga de las manos, ya que puede terminar en insultos, agresiones, enojos y relaciones familiares o amistosas dañadas. Para evitarlo, aquí tienes algunos sencillos consejos.

 

1. Respeto y tolerancia ante todo. El debate debe mantenerse en un tono respetuoso y de tolerancia, sin que los ánimos se eleven y obviamente, sin llegar a los insultos o agresiones. Expón tus puntos de vista y deja que los demás también lo hagan, aunque tengan posturas distintas o hasta opuestas.

 

2. Habla con empatía. Está bien que expreses tus desacuerdos con la ideología política de determinado candidato o partido, es parte de tu derecho a la libre expresión y es justo lo que enriquece los debates. Lo que debes evitar es agredir y descalificar a los seguidores de ese partido o candidato, pues es probable que entre las personas que se encuentran en la plática haya quienes simpaticen con ellos. 

 

3. No te tomes nada personal. Si alguien de los involucrados en la charla comenta algo en contra del candidato por el que piensas votar, no te lo tomes personal, pues no es algo contra ti, simplemente tiene una forma de pensar diferente y está en su derecho de expresarlo.

 

Lo mismo pasa en redes sociales. Cuando tus contactos publiquen comentarios, información o memes contra el partido o candidato al que apoyas, no lo tomes como una agresión hacia ti, porque no lo es, ya que sólo se trata de una forma de expresar sus opiniones.

 

4. Si se sale de control, corta el tema. Si notas que tus familiares o amigos suben de tono sus comentarios o que se empiezan a alterar y enojar, es momento de cambiar de tema o buscar la manera de dar por terminada la charla, antes de que se vuelva una batalla campal y las relaciones terminen dañadas.

 

5. Silencia lo que te molesta. Si estos debates se dan en el mundo virtual, puedes dejar de ver y leer lo que te molesta en el momento que quieras. En los chats, basta con cambiar de tema o silenciarlos mientras pasa la discusión. 

 

En redes sociales, puedes pasar de largo y evitar comentar esas publicaciones que te llevarían a discusiones y enojos sin sentido. Otra alternativa es dejar de seguir o silenciar temporalmente (mientras pasan las elecciones) a esos contactos cuyas publicaciones sobre política ya te tienen harto. Si no sabes cómo hacerlo, checa aquí cómo silenciar contactos en Instagram y Facebook.

 

Al hablar de política, como de cualquier otro tema que implique diversidad de opiniones, lo importante es mantener el respeto, la empatía y la tolerancia. Así evitarás que estas charlas se conviertan en discusiones en tono personal que afecten las relaciones entre los involucrados.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh