Principal

¿Qué pasa en tu cerebro cuando besas a tu pareja?

Time

Menos de 6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Reacciones que provocan los besos en el cerebro

  • Check
  • El papel de los besos en la relación de pareja

  • Check
  • Beneficios de los besos para la salud física, mental y emocional

Los besos son una expresión de afecto, amor, atracción y deseo que todas las parejas disfrutan. Son también un gesto muy placentero, debido a que la sensibilidad de los labios es 100 veces mayor que la de los dedos. Esto explica por qué te gusta tanto besar y por qué hacerlo cobra una gran relevancia en la creación y fortalecimiento de los vínculos afectivos, así como en el placer de la pareja. 

 

Además, los labios son de las regiones del cuerpo con mayor representación en la corteza cerebral. Esto se relaciona con la relevancia que tienen en el sistema fonoarticulador, involucrado en la comunicación verbal. Entonces, también son fundamentales para la expresión del lenguaje.

 

La importancia de los besos en la pareja

Al besar en la boca ocurren cambios en diferentes partes del cerebro vinculadas con la satisfacción, el apego, las emociones y el despertar sexual. Y son tantas las sensaciones que origina este acto, que se le han adjudicado diferentes funciones biológicas. 

 

"Un beso podría ser el preludio de una relación sexual, pero también de la selección de pareja", según explica Ignacio Camacho, académico de la Facultad de Química de la UNAM.

 

De acuerdo con el experto, la frecuencia con que las parejas unen sus labios se vincula con la satisfacción que tienen en su relación: "Muchas veces dejan de tener ese acercamiento porque ya no son felices; aunque también puede tratarse de una cuestión cultural, de pensar que después de muchos años puede ser cursi besarse".

 

En algunas parejas, sobre todo las que llevan mucho tiempo juntas, los besos pueden llegar a ser incluso más importantes que el sexo, debido al reforzamiento que otorgan a los lazos sentimentales, que con el tiempo cobran mayor relevancia.

 

¿Qué pasa en el cerebro al besar?

Las sensaciones y emociones que se generan por un beso ocasionan mucho placer; por eso hay parejas que cuando empiezan a hacerlo, no pueden dejar de besarse, porque quieren seguir con esa dosis de sensaciones placenteras. 

 

"Al unir los labios con los de otra persona, en el cerebro se liberan algunos neurotransmisores relacionados con el placer, así como moléculas llamadas péptidos opioides y otras sustancias muy importantes en el apego, como la oxitocina y la vasopresina", afirma Camacho.

 

Además, al iniciar una relación con una nueva pareja, los primeros besos son importantes y suelen serlo más para la mujer que para el hombre, lo cual, según el académico, puede deberse a que el acto de besar podría estar relacionado con la selección de pareja.

 

Al besar en la boca, las sustancias que se encuentran en la saliva, como hormonas y proteínas involucradas en la respuesta inmunológica, son detectadas por la otra persona y envían al cerebro la señal de que la pareja es apta para mantener una relación que implique la procreación.

 

En este sentido, Camacho explica que los besos tienen una connotación diferente cuando sólo se pretende excitar a la otra persona para tener una relación efímera, que cuando se busca una de largo plazo.

 

Los besos son tan relevantes que incluso el primero de ellos puede ser más importante y determinante en el futuro de la relación que la primera relación sexual con una nueva pareja. Después de besar a alguien por primera vez, la atracción puede aumentar o disminuir. 

 

¿Te ha pasado que alguien te encanta, pero al besarlo es decepcionante? Bueno, puede deberse a que la química de las sustancias presentes en sus bocas no es del todo compatible. Y también sucede lo contrario, cuando alguien que no era tan de tu agrado te besa y quedas encantado con ello, debido a la compatibilidad de sus químicas.

 

Lo bueno y lo malo de los besos

Aunque los besos apasionados pueden ser el paraíso cuando tu boca se complementa a la perfección con la de tu pareja, besar en la boca también puede tener una parte negativa. 

 

Por medio de la saliva se intercambian cientos de virus y bacterias que podrían propiciar el contagio de infecciones como influenza, mononucleosis (que también es llamada "enfermedad del beso") y herpes. 

 

Por ello es importante mantener una adecuada higiene bucal y realizarse revisiones médicas periódicas para prevenir y detectar cualquier enfermedad y tratarla a tiempo.

 

La buena noticia es que los besos tienen muchos efectos positivos y resultan benéficos para el organismo y para el bienestar mental y emocional.

 

Al intercambiar besos, el cerebro libera algunas sustancias opioides como las endorfinas, que están relacionadas con las sensaciones placenteras y de bienestar. Además, se reduce la producción de hormona cortisol, que se relaciona con el estrés, así que no hay mejor desestresante que una sesión de besos.

 

Besar también propicia la liberación de neuroquímicos como la serotonina, que ayuda a combatir la tristeza y la depresión, así como la dopamina, neurotransmisor relacionado con la felicidad y la repetición de conductas (por eso, después de dar un beso, quieres más). 

 

En el aspecto físico, debido a las sustancias que se liberan en el cerebro, los besos tienen un efecto analgésico y ayudan a reducir distintos tipos de dolor. Y algunos estudios afirman que el intercambio de gérmenes de la saliva podría ayudar a que el sistema inmune de la persona mejore contra estos mismos gérmenes.

 

En Japón, donde las personas no suelen besarse tanto en la boca, se han hecho estudios en gente que padece alergias, como rinitis. A los participantes les toman muestras de sangre, les ponen música, les piden que besan a su pareja durante media hora y después les vuelven a tomar sangre. Los resultados reflejan cómo disminuyen las moléculas involucradas en las alergias.

 

Camacho señala que ese resultado no sólo se debe a las sustancias presentes en la saliva, sino a que las emociones que generan los besos en el sistema nervioso central repercuten en otros sistemas, como el endócrino e inmunológico, que presentan respuestas benéficas para la salud.

 

Con información de Gaceta UNAM


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh