Principal

No mueras en el intento: enfrenta las discusiones de forma inteligente

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo enfrentar una discusión de manera inteligente

  • Check
  • Cómo resolver problemas en las discusiones

Enfrentar cualquier tipo de conflicto no es sencillo; sin embargo, lo importante no es evitarlo, sino saber cómo enfrentar las discusiones de forma inteligente. Para que esto suceda, antes que nada debes conocerte muy bien y, sobre todo, reconocer cómo te sientes cuando estás en una discusión. Einstein decía que no se puede resolver un problema con el mismo nivel de conciencia con el que se comenzó. 

 

Una cosa sí es clara: no se puede resolver ningún tipo de problema desde un estado emocional alterado o con enojo. Reconocer esto es esencial para poder avanzar. Los conflictos son mucho más comunes cuando estás en una relación de pareja, pero también se dan entre familiares, amigos o incluso colegas de trabajo. Toda discusión te absorbe energía y te deja drenado, por lo que es importante aprender cómo manejarlas para que no terminen con tu bienestar. 

 

El especialista en comunicación Oren Jay Sofer recomienda que estés presente, estés consciente de tu estado emocional, reconozcas cuál es la necesidad detrás de tus emociones, identifiques las necesidades reales de la otra persona y reconozcas que ambos son humanos con defectos y virtudes, para que puedas realmente entrar a una discusión y salir con el problema resuelto.

 

Mantente presente 

¿Puedes recordar cuántas veces comenzaste o te viste involucrado en una discusión por no prestar una atención consciente a lo que la otra persona decía? No siempre es el caso, pero sí sucede mucho. 

 

Es muy fácil distraerte con tantos estímulos que hay a tu alrededor hoy en día. Así que Sofer sugiere que no te distraigas ni un solo momento si estás en medio de una plática para solucionar algo. 

 

Si sientes que comienzas a divagar o distraerte, haz una respiración larga y profunda, concéntrate en eso y regresa a tu presente. La respiración siempre la vas a poder controlar y, sin duda, es clave para que te encuentres en un estado relajado y de alerta. 

 

Sé consciente de tu estado emocional 

Ahora, ¿puedes pensar en cuántas cosas has dicho o hecho desde el enojo u otra emoción que te haya invadido durante una discusión? Posiblemente también muchas, y seguramente te has querido retractar de todo después. 

 

Cuando practicas la conciencia plena o mindfulness en tus discusiones puedes darte cuenta de lo que sientes antes de reaccionar, lo que hará que te evites muchos problemas y te lastimes a ti mismo o a los demás con tus acciones o palabras. 

 

Si puedes reconocer que te sientes enojado o ansioso, da un paso atrás; respira o tómate un momento para estar solo y después regresar con una mente más clara para enfrentar el problema. 

 

Reconoce las necesidades detrás de tus emociones 

Cuando tienes cualquier tipo de discusión, puede ser que haya disparadores que te recuerden cosas de cuando eras pequeño o eventos recientes, lo cual puede ser una señal de necesidades que aún no tienes resueltas sobre diversos temas de tu vida. 

 

Por ejemplo, puede ser que lo único que necesites o busques es que tu pareja te preste atención o sentirte seguro. Cuando reconoces las carencias que tuviste o que has tenido en los últimos años, puedes trabajar para no proyectar eso en tus relaciones. Esto no solamente tiene que ver con una relación de pareja, sino también con tu familia o colegas. 

 

Conócete a ti mismo, tus necesidades y carencias, y trata de conocerte cada día un poco más para que no proyectes todo en los demás.

 

Identifica las necesidades de la otra persona 

Así como tú tienes necesidades, también los demás. Saber esto es parte de no ser egoísta y reconocer que una discusión es de dos y ambos tienen que llegar a un acuerdo con respeto. 

 

En lugar de centrarte solamente en la acción de ese momento, puedes buscar más allá y tratar de reconocer la necesidad real. Un ejemplo puede ser este: si tu pareja te exige más tiempo o atención, puede ser que lo que quiera expresar es su necesidad de ser visto o valorado. Lo mismo ocurre si tiene algún problema con un colega de trabajo. 

 

Reconoce la humanidad en ambos 

"Namasté" quiere decir "Mi ser honra a tu ser". Es un símbolo de respeto hacia la otra persona, tal y como debe ocurrir dentro de una discusión o pelea. Siempre debes reconocer al otro. Cuando sabes esto, dejas de pensar que todo gira alrededor de ti y tus necesidades y te puedes enfocar en la otra persona y en la pareja que son o en la relación de amistad o familiar que tienen.

 

Lo importante es no verse como enemigos el uno al otro, sino como un equipo que puede resolver los problemas. 


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh