Opciones de alimentos saludables para comer en Año Nuevo

Paulina Sánchez / 2017-12-27

Si bien la cena de Año Nuevo es la oportunidad perfecta para darte gustos, hacer selecciones de platillos inteligentes evitará que subas de peso y a la vez te mantendrá libre de resfriados. Incluye estos ingredientes en tu menú de Fin de Año y cena sin culpa.

 

1. Camarones

Estos ricos crustáceos son una poderosa fuente de astaxantina, una sustancia parecida al caroteno que usualmente encontramos en las zanahorias. La astaxantina es un poderoso antioxidante que impide el daño de los radicales libres a nivel celular. Además potencia otros mecanismos de defensa del organismo pues incrementa la producción de células T y anti cuerpos, combate toxinas y tiene capacidad antiinflamatoria. Sírvelos en tu cena de Fin de Año sobre pasta al pesto, prepara una paella o prepáralos frescos en un cóctel como entrada.

 

2. Ensalada de quinoa y col rizada

La quinoa posee quercetina y kaempferol. Estas dos potentes sustancias bioactivas que pertenecen al grupo de los flavonoides se encuentran en grandes cantidades en este alimento y esto es una muy buena noticia porque tienen importantes efectos antiinflamatorios, antivirales, anticancerígenos y antidepresivos. Además de ello, la quinoa es más rica en fibra que la mayoría de los cereales, pues aporta entre 10 y 16 gramos (según la variedad de quinoa) por cada 100 gramos. Aunado a estos beneficios, la col rizada es una verdura más rica en calcio que la leche y más rica en hierro que la carne. Además contiene gran cantidad de vitamina C, K y A. Aunado a ello, tiene propiedades anticancerígenas y desintoxicantes que ayudan a limpiar el hígado y la sangre. Prepara esta ensalada con porciones iguales de quinua, pimiento rojo picado, aguacate, col rizada, queso feta y parmesano. Aderézala con una vinagreta de aceite de oliva, miel, mostaza y jugo de limón.

 

3. Salmón a la parrilla con pistaches

El salmón se ha ganado su buena reputación como uno de los alimentos más saludables que existen. Es rico en proteínas y ácidos grasos omega-3. Además es una poderosa fuente de vitaminas B12, B6 y niacina, así como de minerales como selenio, magnesio y calcio. Con ello es un gran aliado para mantener la salud cerebrovascular, combatir la inflamación, desarrollar el sistema cognitivo y reducir el riesgo de padecer cáncer. Por su parte, una dosis de 30 gramos de pistaches sin cáscara al día es la cantidad ideal recomendada por la American Heart Association para reducir el riesgo de sufrir enfermedades de corazón. Asimismo, este fruto aporta beneficios de rejuvenecimiento de la piel (un órgano que se reseca terriblemente durante el invierno) y llena el cuerpo de energía, algo que se agradece mucho para contrarrestar esta temporada en la que no se antoja salir de casa. Por último, mejora el tránsito intestinal gracias a su alto contenido de fibra, por lo que podría ser muy útil para evitar el empacho tras una abundante cena de Fin de Año.

 

4. Vino tinto

El consumo moderado de vino ofrece múltiples ventajas para la salud, sobre todo si se trata del tinto. Brinda por la llegada del nuevo año con este elíxir que favorece la digestión, te protege contra enfermedades coronarias y aumenta tus niveles de lipoproteínas de alta densidad, es decir, colesterol HDL (el bueno). Aunado a ello, el vino tinto contiene antioxidantes que previenen el envejecimiento y tiene propiedades antibacterianas y antihistamínicas que ayudan a reducir las alergias. Asimismo, controla la presión arterial y regula los niveles de insulina en la sangre.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: