Principal

¿Qué es la huella ambiental y cómo reducirla?

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo reducir tu huella ambiental

  • Check
  • Categorías de la huella ambiental en el mercado de alimentos

Quizá no te parezca obvio, pero incluso una rebanada de pastel tiene una historia detrás. Las materias primas para elaborar un pastel (harina, huevo, azúcar, leche, mantequilla, etcétera), junto con el agua, el gas y la electricidad tienen un impacto en el planeta y al final, un simple bocado representa una huella ambiental.

 

La huella ambiental mide el impacto general que una actividad tiene sobre el medioambiente, lo que ayuda a definir si es sostenible o no. Para solucionar y reducir el impacto negativo es importante conocer todo lo que esta huella implica, lo que ayudará a que cada día más personas realicen actos de manera consciente. La huella ambiental engloba varias categorías de impacto en el medioambiente:

 

Huella ecológica 

Mide la superficie productiva de cultivos, pastos, bosques, zonas pesqueras y áreas de infraestructuras necesarias para producir los recursos para consumo y el área que se requiere para asimilar los residuos que se generan. Por ejemplo, la superficie que se utiliza para generar los pastos necesarios en la producción de 1 litro de leche (incluido su envase) es una parte de la huella ecológica de este producto.

 

Huella de carbono

Evalúa la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero emitidos de forma directa o indirecta como consecuencia del desarrollo de cada actividad humana. Para continuar con el ejemplo de la leche, durante toda la producción de 1 litro de leche (desde la ganadería hasta la industria y el transporte) se emiten 1.6 kilogramos de CO2 eq (equivalente) a la atmósfera.

 

Huella hídrica

Calcula el consumo de agua dulce empleada en la producción de los bienes y servicios de consumo. Según datos de la organización Water Footprint Network, para producir ese litro de leche se utilizan poco más de mil litros de agua. Esta cifra incluye el agua incorporada al producto y la que se ha contaminado, la devuelta a ríos o al mar e, incluso, la evaporada en todos los procesos.

 

Huella ambiental

Las dos anteriores se incluyen en la huella ambiental, que valora el impacto global que la producción y el consumo tienen sobre el medioambiente. Se consideran distintos indicadores, como el consumo de agua, de energía o las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, la huella ambiental de ese litro de leche engloba desde el agua, la superficie de suelo o la electricidad empleados en su producción hasta la quema de combustibles fósiles para su transporte o los residuos de sus envases.

 

¿Cómo puedes reducir tu huella?

Muchas de las actividades que realizas diario aportan o restan a tu huella. Practica las que ya conoces bien, como el uso responsable y medido del agua, la correcta separación de la basura, la reducción en el uso del automóvil, las prácticas de reciclaje y reutilización, etcétera. Y además de todo esto, el consumo también debe cambiar; pero no te preocupes, un cambio a la vez. 

 

Uno de los cambios que buscan reducir el impacto negativo se prepara en la Unión Europea. Su objetivo es ayudar a las empresas a recaudar la información necesaria para saber cómo reducir su huella y, para ayudar al consumidor a hacerlo, la idea es mostrar en las etiquetas de los productos la huella que su producción implica (como ahora se hace con el etiquetado nutrimental), para así poder realizar las mejores elecciones al comprar.

 

Por ahora, puedes elegir comprar en mercados locales para asegurarte de que el producto que consumes no impactó gravemente en el transporte. Muchos de los productos frescos también son orgánicos y con ello sabrás que no contaminan el suelo y el agua con los químicos que se utilizan en la industria, además de que tu bolsillo y tu paladar te lo agradecerán.

 

Con información de Consumer  


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh