Principal

8 sencillas ideas para tener un hogar 'ecofriendly'

Time

5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Sencillos cambios en tu hogar para una vida ecoamigable

  • Check
  • Cómo aprovechar más y mejor los recursos naturales

Una casa ecológica no necesita complejos sistemas de eficiencia energética, instalación de paneles solares o una construcción sustentable. Tu hogar puede ser amigable con el medioambiente si haces algunos pequeños ajustes en la manera en que consumes y vives. Tus hábitos son los que marcarán una diferencia importante.   

 

Vive con menos

Es una de las claves de la ecología y del consumo responsable. "Es preocupante tomarlo como una tendencia", explica Alba Sueiro, autora del blog Una vida simple. Y añade:

El minimalismo no es tirar lo que tienes. Es no comprar más de lo que necesitas, aplicado a todo: a la comida, a los muebles y a la ropa. El ritmo del planeta no aguanta nuestro consumo. Hay que consumir menos y reutilizar. No necesitas tantas cosas que luego, además, has de tirar.

 

Una despensa inteligente

Compra en el tianguis, a proveedores locales, a granel y productos de tu comunidad. Si viene de lejos, es mejor no comprarlo: ten en cuenta la huella de carbono del transporte. Consume fresco, ecológico y de temporada. Además de los esfuerzos locales, muchas marcas actualmente aportan para reducir la huella de carbono y muchas veces lo comunican en sus etiquetas, así que hay que ir con tiempo a las compras para leer los productos.

 

Utiliza recipientes de vidrio o cerámica

Hay diversos movimientos que promueven usar más cerámica y menos plástico, y otra buena alternativa a esto es el vidrio. Además, mucho se dice que calentar, o incluso almacenar tus alimentos en recipientes de plástico, afectará tu salud a largo plazo. Por su parte, el vidrio tiene un gran ciclo de vida y es un material reciclable. Y lo mejor es que puedes reciclar los frascos de ciertos productos como mermeladas, café y mayonesa.

Evita el desperdicio de comida

El mejor truco para no tirar comida es elaborar una lista de compras de manera consciente para no comprar de más. Nunca vayas a comprar con hambre, porque corres el riesgo de llevar cosas innecesarias y poco saludables para tu cuerpo y tu bolsillo. Además puedes revisar lo que está en tu refri o alacena y lo que no vayas a usar, dónalo o congélalo. Hay grupos en Facebook o apps en las que puedes compartir todo lo que no usarás, incluso comida.

 

Te puede interesar: 5 recomendaciones para evitar el desperdicio de comida

 

Una moda respetuosa

No decidas qué comprar por moda, pues la moda es una de las industrias más contaminantes. Debes ser muy consciente al adquirir una prenda nueva; apuesta por fibras sanas, sostenibles y naturales como lino, cáñamo o algodón orgánico en todos los textiles de tu casa. Las fibras sintéticas pueden causar reacciones alérgicas en tu piel, al igual que los químicos que se utilizan en el teñido de la tela, que además es uno de los peores contaminantes del agua. La ropa es una de las cosas que no se pueden reciclar tan fácilmente, porque está hecha de diferentes fibras. 

 

Además, es recomendable revisar lo que tienes en el ropero y decidir qué es lo que realmente usas. Un tip: lo que no usaste en el último año puede irse. Regala, dona o intercambia; si no es necesario comprar ropa nueva, no lo hagas.

 

Te puede interesar: 'The True Cost': conoce el impacto social y ecológico de la moda

 

La rutina de limpieza

Muchos de los artículos de limpieza y cuidado personal dejan residuos en tu organismo y en el planeta. Además de conocer el origen y composición de los productos que usas, hay que estar pendiente de sus etiquetas (bio, ecológico, no probado en animales, vegano, etcétera). Un gran ejercicio de ecología es no utilizar envases. Hay champú y jabón en pastilla, y en el caso de preferir líquidos, es mejor comprarlos a granel; y también, usar un cepillo de dientes reciclable o de fibras naturales.

 

En la limpieza de casa utiliza productos ecológicos cuyas etiquetas señalen que son biodegradables, tanto el contenido como el empaque. Evita consumir los que tengan una envoltura dentro de la envoltura. Es importante que empieces a comprar de una manera más inteligente. Piensa en la basura que genera cada producto antes de comprarlo. 

 

Más plantas, por favor

En 1973, la misión Skylab de la NASA le dio a las plantas un valor muy importante, para limpiar la atmósfera de químicos. Puedes tener macetas del tamaño que se te antoje y permita tu espacio, en el suelo, colgadas o en forma de jardín vertical. Además, le dan un aspecto muy bello al hogar. Las mejores para purificar tu espacio son las plantas de hoja verde como potos, arecas, drácenas, sansevierias, anturios, espatifilos y ficus.

 

Te puede interesar: Estas plantas absorben el calor y purifican el aire

 

Aprovecha (y respeta) la energía

Aprovecha la luz solar al máximo, no prendas luces cuando no es necesario y revisa que todos los focos en casa sean de bajo consumo eléctrico. También es importante y recomendable no dejar aparatos electrónicos conectados, ni tampoco los cargadores de dispositivos móviles.

 

Fuente

El País


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh