Principal

¿Qué puedes darle de comer a tu perro si se enferma del estómago?

Time

4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Consejos para tratar a un perro con malestar estomacal

  • Check
  • Alimentos que ayudan a aliviar los problemas gastrointestinales de los perros

Los perros son como niños pequeños cuya curiosidad hace que se lleven todo a la boca y acaben por comer cosas que afectan su salud digestiva; además, son muy glotones y no dudarán en aceptar lo que tus familiares consentidores les den cada vez que pongan su cara de perrito abandonado. 

 

Así, no es raro que más de una vez en su vida presenten vómito, diarrea, gases y otros problemas gastrointestinales.

 

Cuando notes que tu amigo peludo tiene algún malestar estomacal, lo primero es valorar la gravedad de la situación. 

 

Si todo se debe a que comió pasto, tierra, muchas galletas o cualquier cosa que no represente mayor peligro, puedes tranquilizarte y darle algún remedio casero para que se sienta mejor. 

 

Pero si los síntomas como la diarrea o el vómito persisten durante más de 24 horas, o están acompañados por otros signos preocupantes como letargo o falta de apetito (sobre todo si no quiere comer ni siquiera lo que más le gusta), no dudes en acudir de inmediato al veterinario

 

Si tu perro se encuentra en el primer caso, puedes contribuir a que se sienta mejor y tenga una recuperación más rápida al incluir en su alimentación algunos productos que ayudarán a regularizar su proceso digestivo, además de seguir los siguientes consejos.

 

1. Ayuno. En ocasiones, cuando un perro está mal del estómago lo mejor es no darle nada por el resto del día, para que el tracto gastrointestinal descanse y se prepare para recibir mejor los nutrientes. Déjalo descansar y asegúrate de que todo el tiempo tenga agua fresca disponible. 

 

2. Proteínas "frías". Aunque tanto para los seres humanos como para los perros el pollo (sobre todo el caldo) suele ser un recurso muy usual cuando se trata de aliviar problemas digestivos, los expertos en medicina animal advierten que el pollo no es recomendable porque se trata de una proteína "caliente" que puede agotar aún más la energía. 

 

Entonces, lo ideal es proporcionar a tu perro proteínas "de enfriamiento", como pavo, pescado blanco, huevo cocido, requesón bajo en grasa o tofu orgánico. Además del pollo, se recomienda evitar la carne de res, el salmón y el cordero hasta que los síntomas desaparezcan por completo.

 

3. Semillas de mijo. El mijo es un alimento refrescante para el estómago, además de que es rico en proteínas, vitaminas y minerales, por lo que es una excelente opción para complementar la alimentación de tu perro. 

 

Para prepararlo, pon las semillas a hervir a fuego lento durante 30-40 minutos, o hasta obtener una consistencia cremosa. Combina un poco con sus croquetas, como si fuera arroz hervido.

 

4. Papa blanca. Se trata de un alimento refrescante, fácil de digerir y que proporciona una cantidad importante de energía para el sistema gastrointestinal, lo que lo convierte en una buena opción para perros con malestar estomacal, especialmente si tienen diarrea. 

 

Se puede hervir, cocinar al vapor o en el horno y machacar sin piel antes de servir. También puedes combinar un poco del puré con sus croquetas o servirle un poco en su plato.

 

5. Plátano. Es refrescante e hidratante para el estómago, y contribuye a restaurar la energía y tonificar el sistema digestivo. Además, tiene pectina, una fibra soluble que ayuda a unir el agua en el colon y recubrir el tracto gastrointestinal. 

 

También es rico en potasio, un electrolito importante que puede agotarse durante los episodios de diarrea o vómito. Se recomienda dar una cucharadita de puré de plátano por cada 4 kilos de peso corporal.

 

6. Manzana cocida. Es otra buena opción para alimentar a un perro con diarrea u otros trastornos estomacales. Es una excelente fuente de pectina, que contribuye a aliviar las heces sueltas y calmar los intestinos. 

 

Para dársela a tu perro, ponla a hervir con un poco de agua y sin azúcar. Al igual que con el plátano, se recomienda dar una cucharadita de puré por cada 4 kilos de peso corporal.

 

7. Menta. Esta hierba favorece el alivio de los espasmos y calma los músculos del tracto intestinal, para permitir que el gas atrapado pase. También tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas. 

 

Le puedes dar a tu perro las hojas frescas picadas. La dosis recomendada es de 1/4 de cucharadita para un perro pequeño, ½ cucharadita para uno mediano y una cucharadita para uno grande. No se la des si padece de reflujo gastroesofágico, ya que puede empeorar los síntomas.

 

Con información de Dogster


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh