Principal

Peligros dentro de tu casa (que tal vez no contemplabas)

Time

3 minutos de lectura

Cuando piensas en situaciones de peligro grave vienen a tu mente eventos como accidentes de coche, desastres naturales o crímenes. Pero muchos sucesos desafortunados no son causados por cosas tan obvias. De hecho, puede que las causas estén en el lugar donde te sientes más seguro: tu hogar. Un sorprendente número de lesiones y fatalidades resultan de actividades cotidianas en casa.

 

Los riesgos específicos de cada vivienda dependen de factores como quién o quiénes la habitan. Una persona soltera enfrenta distintos peligros que una familia con hijos adolescentes o una pareja con un bebé, por ejemplo. La buena noticia es que por lo general es sencillo prevenir la mayoría de estas amenazas, mediante unas cuantas medidas de seguridad bastante sencillas.

 

Aquí puedes leer sobre algunos de los peligros más comunes y cómo evitarlos:

 

  • Cualquier cosa con la que puedas tropezar. Las caídas accidentales afectan a personas de todas las edades. Sin embargo, no es lo mismo "visitar" el suelo inesperadamente con 22 años que con 65. Cada año, se registran alrededor de 3 millones de casos en los que un adulto mayor sufre uno de estos accidentes y termina en urgencias.

 

  • Muebles inestables. Los niños pequeños son expertos en correr y saltar por todos lados, incluidos los muebles como sofás o cómodas. El problema viene cuando alguna de estas piezas se vence o se voltea. Los expertos recomiendan invertir en fijadores de muebles a la pared, sobre todo en los grandes libreros, que podrían representar una grave amenaza para los infantes.

 

  • Tu televisión gigante. Aunque puede ser la fuente de interminables horas de diversión para ti y para tu familia, un equipo de TV demasiado grande y muy delgado (como ahora suelen ser) constituye un gran riesgo, pues podría caer sobre alguien. Hay formas de fijar la televisión en la pared y alejarla del alcance de los más vulnerables del hogar.

 

  • La olla que dejaste en la estufa. Más de la mitad de los incendios caseros son causados por dejar la cocina sin atender. Algo tan simple como un trapo, una caja de pasta o algún utensilio de madera puede significar que las llamas terminen con todo. Cuando prepares alimentos, quédate pendiente de la estufa en todo momento.

 

  • Ventanas y persianas. Nuevamente, los pequeños son los más propensos a tener accidentes al caer de una ventana. Aunque esté completamente cerrada e incluso en la primera planta, un niño puede trepar por el borde y precipitarse al suelo. En el caso de las persianas, la mayoría de los casos registrados tienen que ver con alguna forma de enredo (por lo general, alrededor del cuello). Para minimizar esta amenaza, no pongas cunas, camas ni otros muebles cerca de una ventana.

 

  • Productos cotidianos con componentes tóxicos. Básicamente, todo lo que huele rico, como pastillas de detergente, ambientadores o líquidos limpiadores. Cuando se encuentran al alcance de los niños, éstos pueden confundirlos con un dulce e ingerirlos, lo cual podría resultar en una intoxicación muy seria. La solución es evidente: déjalos muy lejos de su alcance (por ejemplo, en estanterías altas) y podrás descansar tranquilo.

 

La idea no es que tengas miedo, sino que hagas tu casa más segura de lo que ya es.

 

Con información de Self


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh