Principal

7 formas en las que afectas emocionalmente a tu hijo sin darte cuenta

Time

Menos de 6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Los actos y actitudes que afectan la salud emocional del niño

  • Check
  • Cómo evitar dañar emocionalmente a los pequeños

La etapa más importante del desarrollo humano tiene lugar durante los primeros años de vida, en la llamada primera infancia, que la Unesco define como el período que va del nacimiento a los 8 años de edad, y constituye un momento único del crecimiento en el que el cerebro se desarrolla notablemente. 

 

Durante esta etapa, los niños reciben una mayor influencia de sus entornos y contextos y es el lapso en que se forman el carácter, la manera de enfrentar y solucionar problemas y, lo más importante, la autoestima y la salud emocional de los pequeños.

 

Por esta razón, es muy importante que los padres presten especial atención a los estímulos que reciben sus hijos en ese momento de sus vidas y que sean conscientes de las actitudes que toman hacia ellos, así como del ejemplo que les dan a través de sus acciones. 

 

A veces, sin querer, los padres cometen ciertos errores en el trato hacia sus hijos y, sin saberlo, les provocan daños emocionales que pueden incidir en su personalidad y comportamiento cuando sean adultos. 

 

Conoce las siete principales formas en las que podrías afectar a tu hijo emocionalmente sin darte cuenta, de acuerdo a lo que comparte en un comunicado la psicoterapeuta Norma Farca, quien es presidenta de la Fundación DB, una asociación que brinda oportunidades de desarrollo a niños en situación de calle.

 

1. Abandono emocional

El afecto de los padres es vital para desarrollo emocional de un niño, de modo que pueda desarrollarse y crecer feliz y con una buena salud mental y emocional. 

 

Por ello, es importante que sus necesidades emocionales sean atendidas mediante muestras de afecto, como abrazos, besos y palabras de amor, y al dedicarles tiempo para hablar con ellos sobre sus sentimientos, emociones y estado anímico. 

 

Cuando el afecto no se percibe y estas necesidades emocionales no son satisfechas, los niños padecen el llamado abandono emocional, que en el futuro puede generarles una baja autoestima y una mayor tendencia a la depresión y la ansiedad.

 

Además, les puede crear inseguridad o dependencia emocional ante sus futuras parejas, así como un marcado desinterés hacia los demás y una enorme dificultad para sentir empatía hacia el dolor ajeno.

 

2. Rechazo

Cuando los padres rechazan a sus hijos por cualquier motivo (aunque sea de forma inconsciente), pueden ocasionar que crezcan con la sensación de no ser suficiente para los estudios, el trabajo, las relaciones y cualquier otro ámbito de la vida. Esto incluso puede llevarlos a elegir la soledad como modo de vida.

 

3. Promesas no cumplidas

En ocasiones, los padres prometen de todo para que sus hijos se calmen cuando hacen un berrinche, para que hagan lo que les piden o para que se comporten en alguna situación. Sin embargo, muchas de esas promesas quedan sin cumplir.

 

Aunque a simple vista pueda parecer algo irrelevante, en los niños esos actos quedan grabados y se traducen en desconfianza hacia las personas cercanas, sus padres en este caso.

 

4. Miedos y fobias

Al agua, a los desconocidos, a la oscuridad, a los payasos, a los insectos, son algunos de los miedos que pueden sentir los niños y que muchas veces los padres pueden subestimar o pasar por alto.

 

Cuando los pequeños no reciben apoyo para superar sus miedos y fobias, en la adultez éstos pueden dar paso a inseguridad, rechazo al cambio y miedo a la soledad, entre otros problemas.

 

Por ello, es importante que conozcas y escuches a tus hijos para poder saber a qué y por qué le temen, y así ayudarlos en el proceso de superar sus miedos.

 

Te puede interesar: ¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo?

 

5. Insultos, situaciones humillantes o descalificación

Aunque pienses que es algo sin importancia, si continuamente hay situaciones en las que tú mismo pones a tus hijos en evidencia o en ridículo, esto afecta a su autoestima y puede ocasionar que se alejen de ti y pierdas su confianza.

 

Peor aún si los insultas, humillas o descalificas sus actos y opiniones, pues sólo lograrás que crezcan con baja autoestima y falta de confianza en sí mismos.

 

Para evitarlo, respétalos, sé compasivo con sus errores (recuerda que también fuiste niño y pasaste por un proceso de aprendizaje) y trátalos como quieres que ellos te traten. Sé el adulto en el que te gustaría que ellos se convirtieran.

 

6. No sentirse queridos

Este punto va de la mano con el primero. Si además de la falta de afecto, tus actos y actitudes hacen que tus hijos sientan que no los quieres, esto les ocasionará heridas que en el futuro les hará dudar de las parejas que tengan a su lado. A su vez, eso hará que necesiten cambiar continuamente de pareja para tratar de llenar sus vacíos, sin lograrlo.

 

7. No sentirse parte del entorno familiar

Este problema es más frecuente en las familias que tienen tres hijos, pues el segundo de ellos (el llamado sándwich) puede llegar a sentirse fuera de lugar, al no tener un rol bien determinado en la familia.  

 

Por ello, es importante integrar a cada miembro de la familia en todas las decisiones, actividades y proyectos conjuntos, así como dar roles en la dinámica familiar. Esto ayudará a que cada uno sepa qué hacer, cuál es su lugar, y no se sentirá excluido.

 

Finalmente, la psicoterapeuta invita a los padres de familia a reflexionar en la frase de Frederick Douglas: “Es más fácil construir niños fuertes que reparar hombres rotos”. Y como  consejo para criar niños emocionalmente sanos, afirma que lo principal es que sus padres les den y demuestren siempre su amor y les hagan saber lo importantes que son para ellos.  


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh