Principal

Tu pareja no es tu mejor amigo o amiga

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • El matrimonio y la amistad son dos relaciones distintas

  • Check
  • Es recomendable que tu pareja no sea tu mejor amigo

¿Piensas que tu pareja es un confidente y existe un gran vínculo de amistad? Piénsalo dos veces.

No significa que tu matrimonio no sea maravilloso, es sólo reconocer que son dos relaciones distintas y que la amistad y el matrimonio no deben vivir en una misma relación. Está bien si comparten áreas clave de superposición, pero son relaciones diferentes, y la combinación de las dos puede causar muchos más problemas de los que imaginas. 

 

En la mayoría de los casos, los amigos no viven contigo; no existe un vínculo financiero ni legal. "Los amigos se unen a nosotros porque quieren, cuando quieren", dice la terapeuta matrimonial y familiar Carrie Krawiec. 

 

El matrimonio y la amistad pueden confundirse entre sí. El matrimonio es bueno para la salud individual, el bienestar y la longevidad, y lo mismo es válido para la amistad. Las personas casadas también tienden a depender menos de las amistades que las personas solteras. Pero eso no es porque sus cónyuges hayan asumido el papel de mejor amigo, es porque en la relación hay muchas más personas involucradas. "Cuando están casados, también tienen a los padres y hermanos de los demás como fuentes de apoyo, o incluso de niños", explica Krawiec. "Las personas casadas tienden a tener un grupo más amplio de apoyos potenciales".

 

Sin embargo, eso es diferente de la amistad, y confundir una con la otra puede causar conflictos en los matrimonios, advierte Krawiec. Los esposos que esperan que sus esposas sean sus mejores amigas pueden desarrollar expectativas poco prácticas sobre cómo deben apoyarlos. Si un hombre dejara su trabajo para dedicarse a la pasión por la carpintería, un amigo podría fácilmente ser su apoyo. Pero su esposa no. Ella va a tener preguntas.

 

"Cuando se confunden cuestionamientos, temores y preocupaciones y se interpretan como falta de apoyo, a la pareja se le hace responsable ante un estándar de amigo que no existe", dice Krawiec. "Y cuando se siente demasiada decepción o resentimiento se desgasta la relación".

 

No siempre es mala idea

Es importante tener en cuenta que confundir la amistad con el matrimonio no siempre perjudica tu bienestar. En un estudio se encontró que los hombres que informaron que sus cónyuges eran sus mejores amigas tenían el doble de probabilidades de reportar una alta satisfacción con la vida. John Helliwell, el profesor de la Escuela de Economía de Vancouver que realizó la investigación, le dijo al New York Times que esto es probable porque los hombres tienden a tener menos amigos. Y para las personas que no tienen muchas amistades, por no hablar de un mejor amigo, un cónyuge se vuelve más importante para su salud porque de lo contrario ese rol no se habría cumplido. "Así es como llegamos a la idea de que el matrimonio es una especie de superamistad", dice Helliwell. Pero no una verdadera amistad. Tener esto en mente podría ser la diferencia entre un matrimonio exitoso y una vida llena de decepciones. Si para ti es útil pensar en tu cónyuge como el mejor amigo que está vinculado desde el punto de vista financiero y legal, hazlo. Pero ten en cuenta que tu pareja no tiene por qué cumplir las expectativas que tienes sobre un amigo.

 

Con información de Fatherly


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh