Estudio revela que quizá practicas yoga de manera equivocada

Harmonía / 2018-06-28

Un estudio psicológico reciente ha revelado que, contrariamente a las enseñanzas y prácticas budistas en las cualeds el ego y los deseos individuales se presentan como una ilusión, en los tiempos actuales el yoga y la meditación los pueden hacer crecer e incluso “inflarlos”.

 

Este estudio fue publicado en la revista Psychological Science de la Universidad de Southampton, después de un experimento con 93 estudiantes de yoga durante un periodo de 4 meses. En el experimento se evaluó regularmente el sentido de mejora personal de los participantes mediante varios ejercicios, entre ellos, cuestionarios repetidos donde se les preguntaba cómo se comparaban con el estudiante promedio de yoga en su clase. También se pidió que los participantes completaran un inventario que calificaba sus tendencias narcisistas, al mismo tiempo que se empleaban escalas de medición de la autoestima de cada uno.

 

En un segundo estudio, realizado con 162 personas que practican la meditación, se descubrió que la práctica tenía impactos similares a los del yoga en cuanto a mejoramiento personal. La investigación mostró que los participantes tenían una mejor visión de sí mismos en la hora siguiente a la meditación, en comparación a cuando no habían meditado durante 24 horas.

 

Estos hallazgos sugieren que las prácticas como el yoga y la meditación pueden producir el efecto contrario a lo planteado por el budismo, práctica filosófica en la cual se busca disminuir el ego a favor del altruismo comunitario. Sin embargo, la explicación alternativa es que, posiblemente, en Occidente se realice mal la meditación y el yoga, pues por lo general los practicantes occidentales no tienen la vista puesta en el altruismo. Aunque el yoga y la meditación se concibieron originalmente como medios para reducir el ego, muchos practicantes no budistas realizan estas actividades con la mira puesta en la superación personal o la calma de las ansiedades personales.

 

El escritor budista Lewis Richmond comenta que la meditación puede ser narcisista, ya que "el acto de sentarse en silencio, con los ojos cerrados y la atención centrada en el paisaje interior de la respiración, el cuerpo y la actividad mental, podría fomentar un ensimismamiento placentero". Aquellos que practican la meditación con una perspectiva egocéntrica, probablemente se volverán más egoístas.

 

El yoga por sí solo no es suficiente para disolver el ego; por eso, la práctica consciente y enfocada sobre todo en el bien común es la única herramienta que cada quien tendrá para lograr que su experiencia trascienda las barreras del “yo”. De esta forma, el egoísmo será cada vez menor y la felicidad alcanzada encontrará su reflejo en el espacio social.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: