El vehículo energético

Gabriel Ángel / 2018-06-29

Como ser humano, tienes ciertas capacidades energéticas que te permiten realizar cosas como meditar, sanarte y enviar amor a personas o a lugares distantes. Todo esto se logra por medio de tu vehículo energético, que es el campo de energía que te rodea y que es invisible a tus ojos.

 

Según los hebreos, este campo es llamado Merkabah, que significa “carro o trono de Dios". Los egipcios le llamaban Mer-Ka-Va y para ellos era la luz interior que rota para hacer viajar al alma.

 

Este campo reside en ti de una manera hermosa y es algo que incluso sale del entendimiento de la ciencia, pues en las distintas religiones del planeta se dice que a través de él puedes pasar de un mundo a otro. ¿Qué mundos? El mundo espiritual y el de la conciencia elevada.

 

El Merkabah contiene toda la información de quién eres dentro del mundo espiritual; es como tu huella digital a nivel energético, pues nadie tiene la misma energía que tú.

 

Si acostumbras meditar, imagina que al estar con los ojos cerrados comienza a rodearte un campo de fuerza colorido y con patrones geométricos multicolores y que se extienden poco más de 6 metros lejos de ti, hacia los lados. Y si imaginas que a unos metros de ti hay otra persona en meditación, te darás cuenta de que tu vehículo energético se cruza con el suyo e intercambian información en planos más elevados de energía y conciencia.

 

Muchas veces este intercambio puede provocarte sentimientos o emociones placenteras, pues te cruzas con campos de personas conscientes y que expanden el amor. Pero otras veces puedes experimentar sensaciones poco amorosas, que te pueden llegar a incomodar. Esto sucede porque cruzaste información con personas destructivas en cuyo ser hay odio, frustración, tristeza, celos y otras emociones pertenecientes a la energía baja. 

 

El Merkabah reacciona a tus emociones; por eso, si experimentas pensamientos o realizas cosas destructivas, tu vehículo energético lo refleja y en lugar de afectar tu entorno para bien, lo hace para todo lo contrario. 

 

Conforme realices meditaciones te darás cuenta de que puedes experimentar muchas cosas, desde físicas hasta emocionales, y esto sucede porque tu vehículo energético se activa de esta forma. Te da acceso a información de tu propio ser, del planeta, e incluso sobre el universo.

 

Ahora que ya sabes qué es tu vehículo energético, cuídalo, pues es algo sumamente valioso y un regalo que se te ha entregado con todo el amor de la Fuente Creadora Central o del gran creador de todo lo que existe. 

 

Más información: 
Facebook: Yo Soy Gabriel Angel
Twitter: @soygabrielangel
Web: gabrielangel.com.mx

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: