El reto de agradecer al final del día

María Elena Esparza / 2018-08-07

¿Cuántas veces al día piensas en lo que te falta, en lo que te choca o en lo que quisieras cambiar? Desde lo más superficial, como que no te guste que haga calor o que llueva, hasta que te cae mal tu jefe o te desagrada ese gesto que hace tu pareja.

 

Puede parecer irrelevante, pero lo cierto es que desde que despiertas acumulas granitos de inconformidad que, quizá, al final del día se convierten en una montaña que afecta tu humor o tu visión sobre la vida.

 

Últimamente he escuchado algunas historias de gente cercana que se va a dormir como cualquier día normal y al despertar todo es distinto. Algo cambió en su cuerpo durante la noche y un problema de salud –que era latente– se desató de pronto. La realidad cambia por completo. 

 

En su libro Tropezar con la felicidad, Daniel Gilbert explica cómo la falsa certeza de que todo estará bien para siempre hace que te sea fácil posponer el ser feliz para cuando algo más suceda. Quizá piensas en esperar a que compres un nuevo auto o a que te vayas de vacaciones. Y mientras tanto, tu mente cree que está bien quejarse y lamentar su realidad.

 

Lo cierto es que no hay certezas. La impermanencia es lo único seguro. Este instante es perfecto y valioso porque no regresará y quizá en el siguiente todo sea completamente diferente, para bien o para mal. Entender este principio es la base de muchos caminos espirituales, de diversas disciplinas y religiones. Comprenderlo e interiorizarlo te permite vivir al máximo desde la gratitud.

 

Hoy quiero invitarte a que antes de dormir enlistes mentalmente todo lo que agradeces del día que termina. Sin regateos, sin pensar en los “peros” o los faltantes. Solamente agradece por cada parte de tu rutina que hoy sucedió con “normalidad”, y también por aquellos momentos que te sorprendieron gratamente.

 

La satisfacción de este ejercicio te impresionará. Te lo aseguro. Y mañana, cuando estés a punto de quejarte del clima, del tráfico o de tu trabajo, detente. Piensa conscientemente antes de actuar. 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿De qué otras formas practicas el agradecimiento?
¿Has notado buenos resultados al agradecer diariamente?

Te podría interesar: