El mundo de cabeza

Mena Calvert / 2018-05-14

Tristemente, el mundo está de cabeza. Lo que aparenta ser una cosa es otra, y viceversa. Lo interesante de esto es que parece que la sociedad está de acuerdo y lo permite. 

 

Cada vez es más evidente el hecho de que los gobiernos ven más por su propios intereses que por los de los ciudadanos. Y la atención se pierde en ver por quién votar, en lugar de crear nuevas formas y mirar hacia un lugar más verdadero. Es momento de desenmascarar la falsedad que todavía se muestra como si fuese la única opción. Se pueden construir nuevas formas basadas en el bien común, en las cuales son más los que desean el cambio que los que sólo se engolosinan con el poder y se pierden en una motivación que no los llena. 


El gobierno es sólo un ejemplo de muchas otras situaciones que están de cabeza. Al final, lo que pasa afuera es siempre un reflejo de lo que está dentro de uno mismo. Y al parecer llegó el momento de una verdadera confrontación, en la cual es necesario dejar caer las propias máscaras y confrontar lo corrupto que existe dentro del propio ser. Esas formas en las cuales llegas a ser falso, o cuando estás donde no quieres. Cuando te pones máscaras, olvidas a lo que viniste. Te olvidas del ser que puede descubrir y dejarse desenvolver naturalmente con motivaciones sinceras que buscan el bien común, la alegría, el amor propio y el de los otros.

 

Puedes hacerlo diferente

Recuerda lo que te llena más el alma. Por ejemplo, date permiso real de sentir al ver un río o una montaña, al escuchar la risa de un niño o la caricia de una pareja. Siente una conversación con sólo la mirada, una amistad sincera, una conexión del alma, lágrimas que salgan por experimentar esa conexión inexplicable que crees que está afuera pero que en realidad está dentro de ti. 


El mundo está de cabeza, la espiritualidad empieza a retorcerse con falsas creencias, como pensar que está sólo en el cuerpo y en la mente. O que eres espiritual por ser superflexible, recitar el OM, vestir de cierta forma, participar en cierta religión, gurú, templo, iglesia, curso o por portar un disfraz, el cual no te corresponde porque no lo has trabajado. 


La espiritualidad va más allá de cualquier cosa externa que puedas hacer o que puedas aparentar. Entre más real sea tu espiritualidad, se vuelve más personal, interna y menos te interesa presumirla. Al final, es tu cita con lo más divino dentro de ti y es sólo para ti. 


Dime de qué presumes y te diré de qué careces
Esto también lo puedes ver en varios aspectos de la vida. Por ejemplo, los que vivieron una carencia económica de chicos, quieren tener mucho de grandes y aunque no tengan mucho, tratan de mostrarse por fuera con mucho más de lo que realmente tienen. Creen que dicha actitud los va a llenar más. 


Esto también sucede con otros vacíos que te llevan del alcoholismo, las drogas o cualquier exceso, hacia el camino del yoga como maestro. El problema es cuando no resuelves estos vacíos primarios y crees que el dinero, el alcohol, el yoga, el matrimonio, los hijos, o cualquier otra situación externa a la cual le des tu poder -sin realmente ver el tuyo-, resuelve el verdadero fondo, pues no es así.

 

Lo anterior contribuye a que las cosas sigan de cabeza, y lo peor es que se revuelven más. Se hace un desastre, como en el que ahora está este planeta. Cuando no resuelves estas carencias de amor y las suples inconscientemente con un mundo ficticio, en el cual la verdadera motivación no surge del corazón sino del intento de controlar para no sentir, sin darte cuenta le das más poder a la fama, al dinero, a tener un nombre y a ser reconocido, en vez de reconocerte por quien realmente eres y lograr amarte, respetarte y apostar por un mundo mejor. 


Date cuenta

Quizá las fantasía del cine son más reales que aquello que sale en las noticias. Tal vez lo que se publica en nombre de la realidad es más falso que aquellos cuentos de hadas que te contaron cuando eras niño. Crees más en esta realidad física tangible que en las múltiples realidades infinitas que ocurren al mismo tiempo sin siquiera notarlo.

 

La gente actúa como si nada sucediera, como si el tiempo fuese eterno y no existiera la muerte. Y cuando ésta te acecha, entonces sí te preguntas qué hiciste de tu vida. Si crees en la reencarnación es probable que sigas en esta eternidad y que el alma sea eterna, pero en este cuerpo sólo tienes un corto tiempo que puede ser completamente aprovechado para descubrir el potencial del que estás hecho, o bien, puedes ser uno más en este mundo de cabeza que actúa como si no pasara nada.

 

Puedes ser tú quien hace el cambio, si comienzas a hacerlo dentro de ti. Deja que las máscaras caigan y dale apertura al río de sentimientos que necesitaban nadar por tu cuerpo. Acéptate como humano imperfecto, así como un ser con un propósito divino y elevado.

 

Descubre tu propio potencial, uno más verdadero y efectivo, desde tu energía más sagrada y alineada con la intención de tu corazón. Puedes enderezarte y pararte con los pies bien plantados en la tierra, y extender los brazos al cielo para recibir esas bendiciones que te esperan. Alíneate en tu centro y recíbelas en el corazón. 

 

Deja atrás la actuación, como si nada sucediera cuando en realidad te sientes de la fregada. Asume que algo no está bien y que hoy tienes la opción de empezar el cambio.

 

Recuerda realmente a qué viniste, permítete pláticas más sinceras, miradas más verdaderas, risas desde el vientre y atrévete a ser en tu esencia. Es más importante tu cita con lo divino que con la almohada, con la comida o con el dinero. Es más importante lo que realmente opinas tú de ti que lo que opinan los demás. Si te dejaras sentir más cada instante, si caminaras con conciencia descalzo en la tierra y observaras tu respiración, te sentirías más vivo y enamorado de tu vida y de tu mundo. ¡Inténtalo, y no te distraigas con tanta tecnología o adicción!

 

Sí, el mundo está de cabeza, pero está en tus manos que tu propio mundo siga así o que quieras cambiarlo. Si me leíste significa que no es tarde y que tu mundo ya no necesita seguir de cabeza. Que desde hoy puedes tomar acción y darle un nuevo rumbo y sentido a tu camino. Espero encontrarte ahí. 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: