Dime con quién vibras y te diré cómo eres

Jaime Rubalcava / 2018-05-14

¿Cuántas veces has escuchado la frase “Dime con quién andas y te diré quién eres”? Este dicho se refiere a que, te guste o no, tú eres responsable de lo que te ocurre y de las personas que te rodean. Descubre por qué ocurre esto y aprende a cambiarlo.

 

Todo el universo está compuesto básicamente de la misma sustancia y tú, a través de tu intención, puedes manejarla para manifestar la realidad que deseas.

 

El espacio de tu interior, la mente consciente pura -de lo que existe dentro de ti- y el espacio de todo lo externo son un solo ser. Esto significa que no estás separado de todo lo que te rodea; eres parte de este enorme universo, que es infinito y está despierto.

 

Una vibración siempre sigue a otra. Para que logres armonía en tu realidad, tienes que crear la vibración necesaria para atraer la sustancia necesaria, es decir, las cosas, situaciones y personas de alta vibración que quieres.

 

Para que comprendas mejor todo esto, debes saber que en el universo existen tres niveles elementales de vibración: baja, media y alta.

 

Nivel bajo

Aquí se encuentran vibraciones asociadas a emociones como la depresión, apatía, vergüenza, culpa, autocompasión, crítica, victimización, angustia, ira, el miedo y el juicio.

 

Éstas son las que originan síntomas y enfermedades y propician lo desagradable que ocurre en tu vida, ya sean personas, situaciones, falta de amor, sensación de soledad y todo lo que te genera dolor o sufrimiento. 

 

Mientras vibres bajo, sólo atraerás a tu vida a personas y situaciones que aumentarán tu malestar. Si no cambias tu vibración personal no se manifestarán la salud, la alegría, el amor, ni el bienestar en general.

 

La vibración más baja corresponde al terreno del ego, es el nivel del miedo y por eso se generan toda clase de caos, problemas, malestares y sufrimiento.

 

Nivel medio

En este nivel se manifiestan las soluciones, la salud física prevalece y la vida fluye con facilidad. Los obstáculos y problemas en este nivel son fáciles de resolver y las personas que se encuentran en esta vibración siempre muestran una actitud optimista hacia la vida. 

 

Quienes se mantiene en este nivel cambian de hábitos y de relaciones personales, debido a que la gente tóxica se aleja por sí misma. 

 

La vibración media es el terreno de la esperanza sin apego, de esta manera comienza a producirse lo que la gente suele llamar “suerte”.

 

Nivel alto

Corresponde al de la iluminación, la paz y el amor perfecto. Aquí no existen los problemas, miedos o enfermedades. Cuando vibras en este nivel, lo que piensas se manifiesta inmediatamente. 

 

El reconocimiento del poder personal es total y absoluto, mas no efímero, ni en beneficio del ego. En este punto, la persona ha evolucionado y utiliza el poder para servir a la humanidad.

 

Finalmente, la vibración más alta corresponde al terreno del espíritu, es el nivel de la fe absoluta, en el cual se producen los llamados "milagros".

 

De acuerdo con tu nivel vibratorio personal, puedes ubicarte en algunos de estos tres niveles. Y como consecuencia, atraerás las cosas que se encuentran en ese mismo nivel. Es imposible atraer situaciones u objetos que tienen una vibración alta si tú estás en el nivel más bajo.

 

Pon atención a la siguiente tabla del doctor David R. Hawkins:

 

Cuando una persona empieza su camino de crecimiento personal o autoconocimiento, lo primero que surge son sus resistencias internas. Por esta razón, es muy difícil mantenerse en un mismo nivel todo el tiempo. 

 

Así, es probable que te sientas muy bien en un momento, pero más tarde te encuentres con tu expareja que altera tus vibraciones, o te pelees con tu jefe, tu hijo o un amigo, o te enfermes y encuentres que tu vibración personal cambia súbitamente.
 
 

Aquellas personas que te traen problemas o te hacen sentir mal y te enojan, son en realidad maestros, ya que te ponen a prueba para saber qué tanto te autogestionas y para que sepas si estás en una posición sólida o no. 

 

Si alguna persona tiene la facultad de ponerte de mal humor o generar cualquier reacción en ti, es porque aún tienes una parte débil que necesita ser sanada.

 

Para terminar, ten presente que sólo tú puedes cuidar de tu vibración personal y aunque no puedes cambiar a los demás, sí puedes cambiarte a ti mismo.

 

Fuentes

David R. Hawkins y El Kybalion 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿En qué nivel de vibración te encuentras?

Te podría interesar: