Científicos responden de dónde vienen los sueños

Harmonía / 2018-01-18

Desde el comienzo de la humanidad, los sueños han cautivado a pensadores, artistas, filósofos, científicos, teólogos, psicólogos, escritores, y cuanta disciplina siquiera roce con los misteriosos campos de la mente y la imaginación. Los sueños son una cascada de símbolos, siempre de múltiples interpretaciones y significados. Los sueños, pese a todos los avances en psicología, psicoanálisis y neurociencia, siguen siendo uno de los grandes misterios de la mente humana, tanto por asombrosos como por complejos en sus procesos de representación. Si queremos mantener la metáfora acuosa del torrente, podemos inferir que existe una fuente donde todos ellos se generan y parten en marejada. Bueno, ¿dónde sería que está esa fuente?

 

En fechas recientes, neurocientíficos de distintas universidades de Italia, Suiza y Estados Unidos encontraron una zona específica del cerebro, nombrada Hot Zone, donde aseguran que se originan los sueños. Después de hacer varios estudios en más de una treintena de pacientes de toda condición, determinaron que esta zona está relacionada directamente al área de la memoria que permite recordar el sueño de manera consciente. La Hot Zone está ubicada justo encima de la nuca.

 

Una de las principales ventajas de haber focalizado esta parte del cerebro es que ahora se podrá trabajar sobre la forma de recordar los sueños, traerlos casi “enteros” desde lo más recóndito del subconsciente y así tener más posibilidades de seguir interpretándolos. Este descubrimiento también acentuará investigaciones sobre la memoria. Los sueños están íntimamente ligados a otros procesos de la mente humana, como la generación de ideas y la resolución creativa de conflictos; entonces, tenerlos más claros sobre la mesa de análisis puede ayudar a propiciar ejercicios y estudios que deriven en la profundización del entendimiento sobre la psique.

 

No queda duda de que los sueños también son herramientas para conocernos: nos dan pistas de lo que se construye en nuestro inconsciente, aquello que a la luz de la vigilia no vemos y que sin embargo existe; fobias o deseos, aspiraciones o frustraciones. El material interpretativo que guardan los sueños nunca podrá ser del todo descifrado, y en esa incertidumbre es donde reside el verdadero encanto.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: