Principal

Los 4 principios espirituales para evitar la depresión

Mayo 21, 2018

Time

3 minutos de lectura

Empeña tu auto sin tener que dejarlo

La depresión es uno de los padecimientos psicológicos más comunes en el mundo, pues se estima que una de cada cinco personas experimentará al menos una vez en la vida este trastorno.

 

El inconveniente más grande es que la depresión no tratada puede generar un círculo vicioso donde “te deprime” estar deprimido y entonces te deprimes aún más. Por desgracia, esto podría volverte una persona cerrada en tu necesidad de “protegerte” y entonces, sin querer, cierras tus flujos energéticos y cortas los lazos emocionales con tus seres queridos.

 

La depresión es algo de lo que es más difícil salir si no se ha reconocido como un problema y si no se busca ayuda. Afortunadamente, el mejor preventivo es evitarla mediante el análisis personal de conciencia y el fomento a las conexiones afectivas positivas, tanto con el mundo exterior como con uno mismo.

 

Cada proceso y condición mental es muy diferente  en cada persona. Sin embargo, existen principios de meditación y autoconocimiento, provenientes de guías espirituales, que aplican para todos aquellos con algún problema emocional que necesiten sanar. Conócelos a continuación:

 

1) La respiración es la clave de todo. La respiración estabiliza al sistema nervioso, y tú eres capaz de estabilizar tu respiración; por lo tanto, tienes control sobre tu sistema nervioso. El nervio vago, responsable de los sentimientos de paz y tranquilidad, puede ser estimulado mediante ejercicios respiratorios conscientes. En este enlace podrás encontrar la explicación y un ejercicio para alcanzar la tranquilidad mediante tu respiración.

 

2) El sufrimiento es una consecuencia, no un castigo ni una culpa. Entender esto te quitará un enorme peso de encima. No eres culpable de las emociones negativas que experimentas; aquí la culpa no existe. Tu cuerpo se estimula por experiencias externas que vienen no sólo del momento presente, sino que se han acumulado a lo largo de tu vida. Mientras aprendas a separar lo que es tu responsabilidad de lo que no lo es, podrás comprender mejor el origen de lo que sientes para, así, comenzar a hacerte cargo.

 

3) Un estómago saludable se refleja en una mente saludable. No es gratuita la importancia de la sabia frase “eres lo que comes”. El alimento es materia y energía ajena a tu cuerpo que vuelves propia al ingerirla y aprovecharla, es decir, la haces parte de ti. Todos los alimentos existentes poseen cualidades y características que te aportan beneficios, así como también existen los alimentos que te dañan y que son completamente prescindibles. ¿Quieres saber cuáles son los mejores nutrientes para empezar tu día sin angustia ni depresión? Aquí encontrarás las opciones más funcionales.

 

4) Tú no eres tu enfermedad. A fin de cuentas, y como se menciona en el segundo punto, así como no eres culpable (aunque sí responsable) por sentir lo que sientes, tampoco tus sensaciones de angustia o depresión te definen e identifican. Son eventos pasajeros, afortunadamente, sobre los cuales tienes el poder de actuar cuando los has identificado y aceptado. No te angusties tratando de alcanzar una “perfección” inexistente. Cultivar la autocompasión y el amor propio a tus virtudes e imperfecciones es la clave para comenzar a entenderte.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh