Principal

Reconoce si eres una persona empática y cuida de tu energía

Time

6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo reconocer si eres alguien empático

  • Check
  • Cómo cuidar de tu energía cuando eres alguien empático

¿Alguna vez has estado con alguien y de repente comienzas a sentir que que está triste o feliz, o que experimenta alguna otra emoción y de alguna manera empiezas a sentir que la compartes? Esto puede deberse a que eres una persona empática, pues muchos expertos dicen que la gente que tiene la habilidad de sentir las emociones de los demás tiene un gran sentido de empatía. 

 

Hoy en día se dice que hay dos tipos de empatía: empatía afectiva, la cual se refiere a las sensaciones y sentimientos que obtienes de las respuestas de otras personas, y empatía cognitiva, que hace referencia a identificar y entender las emociones de los demás. 

 

¿Cómo identificar si eres una persona empática? 

Se dice que la empatía está enraizada profundamente en tu cerebro y tu cuerpo, y forma parte de la evolución humana. Se han observado formas básicas de empatía en perros, gatos y ratas. Los científicos han especulado que algunos aspectos de la empatía pueden ser localizados en las neuronas espejo, las cuales se encienden cuando vemos que alguien actúa de cierta forma. Asimismo, se han descubierto bases genéticas para la empatía. Si bien muchas personas tienen esta cualidad de manera innata, la empatía se puede mejorar y trabajar. 

 

1. Tomas las emociones de los demás como si fueran tuyas 

Este es el rasgo principal de las personas empáticas. No importa qué tan lejos esté alguien de ti, y que crean que no te das cuenta: es muy probable que sientas sus emociones inmediatamente. 

 

No se sabe realmente cómo funciona esto, pero muchos expertos dicen que las personas con una empatía alta tienen las neuronas espejo mucho más activas, por lo que pueden leer las señales emocionales de otros y darse cuenta de cómo se sienten. 

 

Si eres alguien con una empatía alta, es probable que seas muy bueno para leer la imagen corporal, los cambios en las expresiones o inclusive el tono de voz. 

 

2. Puede que experimentes emociones abrumadoras cuando estás con muchas personas 

La habilidad de sentir las emociones de los demás no se reduce a cuando estás con una sola persona. De hecho, puede ocurrir que si eres una persona empática y estás en un lugar lleno de gente, puedas sentir el ambiente general. 

 

Imagínate que estás en el transporte público en hora pico y todos están estresados: en este caso, es muy probable que tengas un sentimiento de ansiedad o inclusive, que te transmitan el mismo estrés. 

 

3. La vibra energética de donde te encuentras es importante para ti

La energía de las personas no es lo único que importa para las personas empáticas. Esto también sucede con los lugares. Por ejemplo, si te encuentras en un lugar desordenado o lleno de caos, es muy posible que te estreses y te sientas ansioso. Por el contrario, si estás en un jardín, la playa o algún lugar tranquilo, tu reacción será muy diferente. 

 

4. Entiendes de dónde viene las emociones de las personas

Mucho más que solamente absorber lo que la gente siente, los empáticos de verdad entienden realmente cuál es el origen de sus emociones y por qué están en ese lugar. No se trata solamente de sentir a los demás, sino de comprender y entender para que, entonces, esa habilidad que tienes la puedas usar de la mejor manera. 

 

5. Es probable que los demás te pidan consejo 

Naturalmente, alguien que es empático es bueno para escuchar a los demás, por lo que si tus amigos te buscan para pedirte consejos o apoyo en algún tema, muy probablemente es porque confían en ti y saben que los escucharás sin juicios. 

 

Ser empático es bueno para tu salud 

Dejar de preocuparte por tus problemas nada más y concentrarte en los demás y en cómo puedes ser de ayuda es una de las mejores cosas que puedes hacer para tu salud mental. Cuando te encuentras en un bucle negativo de todo lo que te pasa solamente a ti, pierdes la perspectiva de las cosas y te dejas llevar por ese agujero negro de preocupaciones y estrés. ¿Qué pasaría si enfocas tu empatía y generosidad en ayudar a los demás? 

 

Por supuesto que no se trata de que minimices tus asuntos personales y te olvides de todo para ayudar, sino de que encuentres un equilibrio en lo que puedes hacer por ti y por tus amigos, familiares, etcétera. 

 

Diferentes psicólogos han descubierto que practicar la empatía es bueno para tu salud física y mental, disminuye el estrés y también reduce tu presión arterial. 

 

Utiliza la empatía de forma sana 

Preocuparte por los demás y tratar de comprenderlos no tiene nada de malo; sin embargo, esto podría causarte estrés de más cuando solamente te dedicas a llenar los vacíos de los otros. Por ejemplo, si te gusta escuchar los problemas de los demás y quieres darles algún tipo de consejo, ten en cuenta que cuando tú tengas un problema también lo puedes externalizar y sentir el apoyo de las otras personas. 

 

Pon límites sanos. Esto es muy importante cuando eres empáticos. Es probable que muchas personas acudan a ti para pedir ayuda, pero puede que un día no tengas ganas, estés estresado o simplemente quieras estar solo. Recuerda que no pasa nada si un día decides no escuchar. Si te encuentras en una relación amorosa, es aún más crucial que lo hagas, porque no puedes ser la persona en la relación que siempre se preocupe por los sentimientos del otro, y que a ti no te escuchen. 

 

No cambies por los demás. Cuando estás muy en contacto con tus emociones, y por lo tanto con las de las otras personas, puede que mucha gente piense que eres demasiado sensible. No dudes de la habilidad y capacidad que tienes, ni cambies y te conviertas en alguien frío solamente por lo que los demás dicen.

 

Mira este video y conoce un poco más acerca de la empatía.

 

Te puede interesar: 5 tips para practicar la empatía


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh