Principal

Descubre qué es mejor: escuchar o leer un libro

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Qué es mejor para el cerebro: leer o escuchar un libro

En años recientes se le ha dado mucha publicidad y peso a los audiolibros, pues es normal que en un mundo donde las personas “ya no tienen tiempo para sentarse y leer”, elijan mejor escuchar el libro mientras se trasladan o simplemente porque les apetece más. Muchas personas fanáticas de leer dicen que escuchar el libro nunca va a ser lo mismo que leer, pero realmente para tu cerebro no hay mucha diferencia.

 

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Neuroscience, en donde analizaron el cerebro de varias personas –algunas leían y otras escuchaban– una serie de historias, se encontró que se activaban las mismas áreas cognitivas y emocionales, sin importar el medio. Además, tanto leer como escuchar una historia invoucra las mismas redes neuronales.

 

Sin embargo, el psicólogo Daniel Willingham de la Universidad de Virginia dice que leer es algo que haces de forma activa; en cambio, escuchar un libro es algo que te sucede. Prácticamente puedes escuchar un libro, pero tu mente estará en otro lado.

 

Un ejemplo que expone Willingham son los textos complicados, como libros científicos o cualquier otra lectura que realmente necesite de toda tu atención. Es probable que no puedas comprender los tecnicismos si lo escuchas. Como ejemplo, ponte a pensar en un problema matemático: ¿cómo lo entenderías mejor? ¿si lo escuchas o si lo ves en un papel?

 

Los detractores del audiolibro argumentan que el sonido tiene una muy baja capacidad para captar la atención de la mayoría de las personas, mientras que leer implica enfocar toda la atención en ello. En este sentido, quizás se trata de una cuestión de práctica, para poder educar la capacidad auditiva, de modo que se logre prestar total atención a lo que se escucha. 

 

Leer y escuchar historias son dos formas distintas de recibir y procesar la información, lo cual no quiere decir que una sea mejor o peor que la otra. A fin de cuentas, es una decisión propia. Si tú te sientes más cómodo con los audiolibros, lo que puedes hacer es escribir notas después de escuchar, para retener más la información.

 

Asimismo, es una realidad que la existencia de audiolibros le puede facilitar mucho la lectura a aquellos que no pueden leer. Así que simplemente se trata de lo que tú prefieras y necesites.

 

Con información de Psychology Today y Discover Magazine


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh