Principal

Esta meditación te ayudará en el proceso de perdonarte y perdonar

Time

Menos de 6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • La importancia de perdonar para tu bienestar

  • Check
  • Cómo realizar una meditación para perdonarte y perdonar

Mucho se habla de la importancia de perdonar; sin embargo, no es algo fácil. Toma tiempo y requiere de un proceso interno donde la aceptación, el amor y el desapego tienen mucho que ver. 

 

Cuando alguien te ha herido, es difícil que pienses en perdonarlo, incluso puedes creer que ni siquiera lo merece. Pero, para empezar, es importante que estés consciente de que a quien más beneficia el acto de perdonar es a ti, y a quien más afecta el rencor que sientes también es a ti, no a la persona que te hizo daño.

 

Cuando albergas ira y rencor en tu corazón, esos sentimientos te hacen daño emocional, mental e incluso físicamente, pues te mantienen en un estado de enojo, amargura, estrés y ansiedad. 

 

Por otro lado, piensa que el acto de perdonar va mucho más allá de sólo decir o pensar la frase: "Te perdono". De lo que se trata es de hacerlo de corazón, al liberar el resentimiento y tener la capacidad de seguir adelante para dejar el pasado atrás. 

 

El perdón puede ser cultivado conscientemente y la mente y el corazón pueden familiarizarse con el hábito de soltar los resentimientos y encontrar la paz.

 

Y si piensas que estos son los únicos beneficios del perdón, debes saber que diversas investigaciones científicas han encontrado numerosos beneficios físicos y psicológicos. Por ejemplo, el perdón se ha asociado a una reducción del estrés y de la ira; menor depresión, ansiedad y niveles de colesterol; mejor calidad de sueño y reducción en el dolor de espalda.

 

Además de los pasos y consejos que se han publicado en Harmonía para perdonar y liberarte del rencor, a continuación encontrarás una sencilla meditación que te puede ayudar en el proceso de perdonar a quienes te han herido, perdonarte a ti mismo por las veces en que te has lastimado, y pedir perdón a las personas a las que les has hecho daño.

 

Te puede interesar: 3 estrategias para aprender a perdonar

 

Meditación para perdonarte y perdonar

Para empezar, puedes poner música relajante y encender un incienso o colocar tu aceite esencial favorito en un difusor. 

 

Colócate en una posición cómoda y cierra tus ojos. Empieza por realizar respiraciones profundas y concéntrate en el aquí y el ahora. Pon atención al ritmo de los latidos de tu corazón y a la forma en la que el aire entra y sale cada vez que respiras.

 

Mientras lo haces, mantén en tu mente la idea de que perdonar es algo que principalmente te va a beneficiar a ti, ya que dejarás atrás el lastre del rencor, el resentimiento y la amargura para continuar tu camino de una forma mucho más ligera.

 

Continúa con las respiraciones y sé consciente de las veces en las que también tú has fallado. Acepta que has cometido errores, date permiso de sentir las emociones que esto te ocasiona y libéralas. Perdónate por esas veces en las que te has herido o has herido a alguien más.

 

Repite en tu mente la frase: "Si de alguna forma te he hecho daño, te pido perdón sinceramente". Dirígela a cada persona que consideres que has lastimado alguna vez, y también dirígela a ti mismo, por esas veces en las que has sido demasiado duro y tú solo te has hecho sentir mal. Tómate todo el tiempo que necesites para esto.

 

Luego, visualiza a las personas que te han afectado de alguna manera. Empieza con aquellas que te han ocasionado las heridas menores, que suelen ser más sencillas de sanar y perdonar. Después continúa con esas heridas más profundas y dolorosas. 

 

Permítete sentir las emociones que esas personas, hechos o acciones provocan en ti. Reconócelas y acéptalas para poder liberarlas desde el corazón, y otórgales tu perdón de manera sincera.

 

Vuelve a ser consciente de que perdonar no se trata de justificar a las personas o situaciones que te han hecho daño, sino de dejar ir las emociones negativas que esos sucesos te provocaron y que aún se mantienen en ti. Es tiempo de liberarlos y pasar la página.

 

Perdonar tampoco es reconciliarte con quienes te hicieron daño. Puedes permanecer sin tener contacto con ellos nunca más, pero sin albergar rencor en tu corazón. Bríndales tu perdón y deséales que la vida los coloque en el lugar que les corresponde, de acuerdo con sus acciones y su energía. Nada más, no es bueno para ti que tengas malos deseos hacia ellos.

 

Mientras respiras, inhala amabilidad y amor, y exhala paz. Cierra en tu mente, en tu espíritu y en tu corazón esos capítulos dolorosos de tu vida. Déjalos ir al pasado, que es donde deben estar. Conserva la lección que te hayan dejado y continúa tu camino con un peso más ligero.

 

Es cierto que el perdón no se da de un momento a otro, pues es un proceso que puede tomar bastante tiempo. Lo importante es que ya eres consciente de que necesitas perdonar y ser perdonado, y ahora sólo es cuestión de que poco a poco destierres de tu corazón los resentimientos y el rencor. 

 

Esta práctica puede ayudarte a cerrar ciclos en tu vida y generar el espacio para abrir otros nuevos, así que date un tiempo para realizarla antes de que termine el año y repítela todas las veces que sea necesario, hasta que te reencuentres con tu paz interior. 

 

Te puede interesar: 4 pasos para deshacerte del rencor y recuperar tu paz interior

 

Con información de Cultivar la mente


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh