Principal

Cómo darle vida a tus propósitos

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo mantener los sueños y propósitos vivos

  • Check
  • 2 maneras de darle vida a los propósitos

Hacer cambios no es sencillo. Siempre hay buenas intenciones para mejorar, con propósitos y sueños, pero no se mantienen vivos por magia, se requiere compromiso y la reconfiguración de pensamientos y patrones de comportamiento que no te sean útiles.

 

¿Cómo mantener vivo el sueño del cambio?

Cuando la vida cotidiana se vuelve estresante y exige todo tu tiempo y atención, esto es una trampa que te lleva a la vida anterior, esa que intentas dejar atrás y que tiene todo aquello que quieres cambiar. Hay dos maneras de entrenar al cerebro para que se quede en ese lugar donde realmente quieres estar: estar agradecido y no perder de vista tus prioridades.

 

1. Gratitud

La gratitud es la manera como puedes calmar la ansiedad, las molestias, la ira, las frustraciones o los sentimientos deprimidos. Cada vez que te sientas provocado por alguien o algo, el cambio inmediato a la gratitud aplasta estos pensamientos y sentimientos negativos. Céntrate en aquello por lo que agradeces, eso evitará que tu mente divague por un camino oscuro.

 

Leah Bomar, escritora y educadora, propone un método de "gratitud inversa" en el que conviertes una molestia o fuente de frustración en un momento de apreciación. Replantear las quejas como fuentes de gratitud cambia las circunstancias fuera de control en oportunidades de aprendizaje.

 

¿Cuántas veces has despertado un lunes por la mañana entre quejas? Intenta apreciar algo sobre la situación con una frase como: "Qué fortuna tengo de iniciar una nueva semana" o "Qué fortuna poder ver los colores de un nuevo día". Antes de que te des cuenta, incluso las situaciones que más te molestan se pueden convertir en un momento de gratitud. 

 

2. Programa tiempo para ti y tus sueños

Si tienes una agenda ocupada este mes, es muy importante reservar un tiempo específico para trabajar en un proyecto que te alimente. Para hacer esto, debes aprender que tú también eres prioridad, y aprender a decir "no" a ciertas personas o situaciones. Hay actividades inevitables, como por ejemplo, ciertas reuniones de trabajo. Reserva tiempo para relajarte después de algo que sabes que agotará tu energía. Tienes el control sobre ti y tu horario, incluso 15 minutos son buenos.

 

Tómate un tiempo para escribir un diario, meditar, pasar un momento tranquilo en tu habitación, caminar al aire libre o asistir a esa clase que te interesa. Encuentra aquello que te brinda tranquilidad, felicidad y que le permite a tu mente relajarse y volver a enfocarse en lo que es realmente importante. Los sueños se mantienen vivos cuando no dejas de darles vida.

 

Con información de Elephant Journal


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh