¿Nos convertimos en los personajes que amamos?

Harmonía / 2017-06-16

El escritor y político inglés Joseph Addison dijo alguna vez: “Leer es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo”. Cualquiera que se haya entregado con pasión a alguna lectura puede confirmar que la mente responde a las palabras impresas creando los mundos y personajes descritos, así como sus emociones y peripecias. Sin embargo, de acuerdo con un estudio publicado por el Journal of Personality and Social Psychology, perdernos en el mundo de un personaje de ficción mientras leemos puede tener un efecto en nuestra conducta y pensamientos, que se alinean con los del personaje. En otras palabras, mientras leemos las aventuras de nuestros personajes preferidos estamos estimulando a nuestra mente para ser más como ellos. 

 

Los investigadores a cargo de este estudio, Geoff Kaufman y Lisa Libby, examinaron lo que le pasaba a las personas cuando al leer una historia de ficción empezaban a experimentar las emociones, pensamientos y creencias de uno de los personajes en su propia piel. Kaufman y Libby denominaron este fenómeno como “toma de experiencia” o experience taking en inglés. Ellos descubrieron que en las condiciones adecuadas este proceso puede resultar en verdaderos cambios en la vida de los lectores, aunque sólo sean temporales. Los investigadores se refieren al proceso de toma de experiencia como el proceso imaginativo de asumir espontáneamente la identidad de un personaje en una narrativa y simular los pensamientos, emociones, conductas, metas y características del personaje como si fueran propios. 

 

Te puede interesar: 12 libros para el bienestar integral y una vida consciente

 

Kaufman y Libby realizaron seis estudios para investigar hasta qué punto los estados psicológicos particulares de cierta narrativa llevaban a individuos que no habían recibido ninguna otra instrucción o sugestión a involucrarse en la toma de experiencia. También analizaron cómo la fusión del propio ser de cada persona y el ser del personaje durante la toma de experiencia puede producir cambios en las ideas que cada quien tiene de sí mismo, sus actitudes y conductas. Sin duda, esto nos lleva a reflexionar sobre qué tipo de libros u otra información escrita leemos y quizá a preguntarnos cuestiones como "¿Me gustaría convertirme en esto?", "¿Esto es lo mejor que puedo ser?". Por otro lado, deja abierta la cuestión de si el fenómeno de toma de experiencia sólo ocurre con los libros o si otro tipo de formatos como los videos pueden tener un efecto similar. Después de todo, el usuario promedio de redes sociales consume 285 piezas de contenido diariamente, lo cual puede sumar 54 mil palabras, mil enlaces y 443 minutos de video.  

 

Con información de The Atlantic

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuál es tu personaje favorito?