¿Cómo dejar la adicción al trabajo?

Harmonía / 2017-07-03

Los trabajos siempre son demandantes. Aunque es cierto que algunas responsabilidades pueden ser más complicadas que otras o que algunas labores pueden requerir más tiempo para ser realizadas, debemos aceptar que trabajar implica un esfuerzo y una responsabilidad. Sin embargo, hay maneras de vivir este hecho, pues se puede trabajar y tener excelentes resultados sin necesidad de convertirse en un adicto al trabajo, tema que trataremos en este texto.

 

Un adicto al trabajo –también conocido por su nombre en inglés, workaholic– es alguien que trabaja tanto que su vida personal se ve afectada de manera negativa. Un adicto al trabajo considera a su trabajo una prioridad por encima de la familia, los amigos y hasta su propio bienestar, y suele relacionarse de manera obsesiva con sus labores.

 

El problema de ser adicto al trabajo es que el equilibrio emocional tiende a perderse y las personas con estas características suelen ser obsesivas del control y el poder, pero con las desventajas de padecer estrés, angustia, irritabilidad, ansiedad y problemas de salud. Para evitar todo lo anterior, te proponemos cinco tips para dejar la adicción al trabajo.

 

1. Haz una lista de tus prioridades

Entendemos que si estás leyendo esto, es probable que lo primero que pienses es: mi prioridad es mi trabajo. No obstante, te invitamos a que busques otras cuatro cosas que te resulten importantes y las anotes en una lista.

 

2. Establece un día de la semana para cada una

Si en tu lista escribiste pareja, por ejemplo, te recomendamos que establezcas un día para pasarlo con tu pareja. Puede ser cualquier día, lo importante es dejarlo establecido como un compromiso y no evitarlo por trabajar.

 

3. Aprende tus límites

Muchas veces nos volvemos adictos al trabajo por no establecer límites. Si la cantidad de responsabilidades que manejas ya es suficiente para ti, prueba decir que no a más de lo que puedes hacer.

 

4. Utiliza horarios

Ya sea que trabajes en oficina o desde casa, diseña y respeta horarios de trabajo. Cuando el trabajo es productivo y en tiempo, los resultados son mucho mejores que cuando pasamos todo el día trabajando sin poder prestar suficiente atención.

 

5. Prueba otras actividades

Inscríbete a un gimnasio o paga unas clases de yoga (también pueden ser de otro idioma). Lo importante es que te acerques a otro tipo de actividades que no se relacionen con tu trabajo y te ayuden a equilibrar tu tiempo libre.

 

Ninguna obsesión es saludable para la búsqueda del equilibrio interior. Recuerda que aunque el trabajo esté bien visto por la sociedad, nada debe rebasar tus propios límites.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: