Principal

Carbón activado: está de moda pero, ¿qué tan bueno es?

Time

Menos de 8 minutos de lectura

El carbón activado es una sustancia de origen vegetal, que se obtiene principalmente a partir de la cáscara de coco. En su proceso de carbonización se aplica un tratamiento para aumentar su porosidad. 

 

Esta textura porosa es la que le da sus propiedades adsorbentes (no absorbentes), es decir, que es capaz de atraer y retener en su superficie moléculas, bacterias o incluso virus. Así, el carbón activado se distingue porque tiene la capacidad de retener químicos, metales y toxinas, por lo cual es muy utilizado en los procesos de desintoxicación y de purificación del agua.

 

Gracias a estas propiedades, el carbón activado es un ingrediente básico en la medicina, porque retiene una amplia variedad de gases y partículas, sin ser absorbido por el cuerpo.

 

Esto lo hace ideal para unirse a sustancias tóxicas en el tracto digestivo y transportarlas como residuos. Por esta razón, se utiliza a menudo para tratar intoxicaciones, envenenamiento y sobredosis de drogas y fármacos.

 

Su presencia también es común en los purificadores de agua, ya que atrae y retiene las partículas que la contaminan, mientras que en las máscaras antigás se encarga de atrapar las sustancias tóxicas presentes en los gases. 

 

La moda del carbón activado y sus principales usos

Además de estos usos, en la actualidad el carbón activado se ha puesto de moda y está presente en toda clase de productos de higiene, belleza y alimenticios. Se utiliza en mascarillas, para limpiar y blanquear los dientes y como complemento en alimentos y bebidas para desintoxicar el organismo (se vende en polvo y en cápsulas como suplemento alimenticio, o como ingrediente de limonadas).

 

Sin embargo, no se trata de un producto milagroso que resuelve todos los problemas del cuerpo humano. Por el contrario, si se abusa de su consumo, incluso puede ocasionar efectos adversos.

 

Salud

 

De acuerdo con el sistema de salud de la Universidad de Michigan (UMHS), el carbón activado puede tener cierto beneficio para las personas que buscan controlar los niveles altos de colesterol, pues previene la absorción de colesterol en el intestino. Para un uso correcto, lo ideal es consultar al médico y no descartar el tratamiento prescrito para reducir los niveles de colesterol.

 

También se dice que tomar carbón activado puede ayudar a eliminar los gases en el intestino para reducir las flatulencias; sin embargo, la UMHS afirma que se han realizado estudios que refutan estas afirmaciones. Aquí la recomendación también es la de consultar con el médico, pues el exceso de flatulencias puede ser resultado de una alimentación inadecuada o el síntoma de algún problema gastrointestinal.

 

Respecto al uso del carbón activado para la desintoxicación del organismo, lo primero que hay que mencionar es que el cuerpo cuenta con órganos cuya labor principal es la de deshacerse de las toxinas: el hígado y los riñones. En todo caso, si esa desintoxicación natural del organismo no se realiza adecuadamente, lo que se requiere es revisar el funcionamiento de dichos órganos. 

 

Belleza

 

Entre los usos más populares del carbón activado se encuentran las mascarillas para limpiar la piel de impurezas, mantenerla suave y tersa y retrasar el envejecimiento. No obstante, no existe evidencia científica que respalde la teoría de que el carbón activado tiene estas propiedades. 

 

Por el contrario, debido a la combinación del carbón con otra variedad de ingredientes, muchas veces estas mascarillas resultan tan pegajosas y difíciles de quitar, que la piel termina irritada y lastimada.

 

En cuanto al blanqueamiento de los dientes, al usar carbón activado para cepillarlos, efectivamente, con el uso constante se empiezan a ver de un tono más claro. Lo malo de esto es que ese blanqueamiento se da porque el roce del polvo de carbón con la dentadura tiene un efecto de lija en el esmalte, de modo que poco a poco adelgaza esta cubierta protectora de los dientes y los hace propensos a ser atacados por las caries. En algunos casos, incluso hace que las resinas y dientes postizos se pinten de un tono negruzco, que es lo contrario de lo que se busca al utilizarlo.

 

¿Consumir carbón activado o no? 

La desintoxicación del organismo es uno de los temas que más furor causan en la actualidad y el carbón activado es uno de los ingredientes más socorridos para hacerlo.

 

Como ya mencionamos, los encargados de desintoxicar al cuerpo son el hígado y los riñones, así que no es necesario que consumas carbón activado para realizar ese proceso, pues basta con mantener una alimentación balanceada y beber suficiente agua todos los días (se recomienda tomar entre ocho y 10 vasos cada día).

 

Si te preguntas por qué si el carbón activado es útil para desintoxicar el cuerpo por exceso de drogas o medicamentos, no funciona para liberarte de todas las toxinas que consumes con alimentos y bebidas, la respuesta está en que el carbón activado sólo permanece activo en el organismo por poco tiempo (alrededor de 2 horas)

 

Eso significa que deberías tomarlo constantemente durante todo el día, como se hace cuando se utiliza para desintoxicaciones médicas. Así que, si lo tomas por la mañana para deshacerte del exceso de grasa o alcohol que consumiste en la noche, ya no tiene ningún caso, pues todas las sustancias de la cena ya estarán en el torrente sanguíneo y no en el estómago ni los intestinos.

 

Consumir carbón activado en grandes cantidades y constantemente puede ocasionar estreñimiento, diarrea, vómito y náusea. Además, no sólo retiene y elimina las toxinas dañinas; también podría llevarse muchas sustancias que son nutrientes beneficiosos para el organismo y el tracto intestinal. En este sentido, es más benéfico que te tomes el jugo solo a que le agregues carbón, pues éste dificultaría la absorción de los nutrientes.

 

Por otro lado, existen personas que deben evitar el consumo del carbón activado, como quienes padecen úlceras o sangrado intestinal, bloqueo intestinal, digestión lenta, deshidratación o que hayan tenido una cirugía abdominal reciente.

 

El carbón activado puede unirse con algunos medicamentos, incluidos algunos antidepresivos y antiinflamatorios, lo que hace que sean menos efectivos. Esto podría tener serias consecuencias para la salud de quienes los necesitan.

 

Evita consumir carbón activado si tomas alguno de estos medicamentos: naltrexona, acrivastina, bupropión, carbinoxamina, fentanilo, hidrocodona, meclizina, metadona, morfina, liposoma, sulfato de morfina, micofenolato de mofetil, ácido micofenólico, oxicodona, oximorfona, suvorexant, tapentadol, bromuro de umeclidinio, acetaminofina, teofilina y antidepresivos tricíclicos.

 

Como conclusión, más allá de sus pros y contras y de lo real o no de las múltiples propiedades que se le atribuyen, los expertos coinciden en que los productos de carbón activado son relativamente seguros, así que puedes probar aquellos que llamen tu atención si quieres saber qué tal te funcionan.

 

Sin embargo, lo ideal es que, antes de probar cualquier producto hecho a base de carbón activado o antes de incluirlo en tu dieta como suplemento, consultes con tu médico. Y nunca lo uses para sustituir los tratamientos y rutinas que debas seguir para tratar afecciones gastrointestinales, problemas dermatológicos, regular los niveles de colesterol o limpiar tus dientes.

 

En lo que respecta los alimentos de color negro que se han puesto de moda porque contienen carbón activado, como helados (en México, Moyo lanzó una edición especial de helado negro) y limonadas, es seguro consumirlos, pero solamente de vez en cuando, que no se vuelvan parte de tu dieta diaria.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh