Principal

Trastorno afectivo estacional: cuando el clima afecta tu ánimo

Time

Menos de 4 minutos de lectura

Hay personas que aman el calor, otras el frío, y unas más prefieren la lluvia. Pero existe otro tipo de individuos a quienes, más allá de la preferencia por determinado clima o temperatura, los días fríos, nublados, grises o lluviosos los hacen sentir desanimados y hasta deprimidos.

 

Si conoces a alguien así o si este es tu caso, debes saber que no es producto de la imaginación, ni se trata de una exageración. Es algo real y se llama trastorno afectivo estacional (TAE), que se caracteriza por ocurrir durante la temporada de lluvia y en invierno.

 

El TAE afecta el bienestar de quienes lo padecen y hace que disminuya su interacción social, aumente su apetito y se reduzca el deseo sexual. También provoca que no les den ganas de salir de casa ni de realizar sus actividades normalmente, debido al desánimo que sienten.

 

Algunos de los síntomas del TAE son: 

  • Desesperanza
  • Aumento del apetito; en especial, se siente antojo por los carbohidratos simples
  • Somnolencia durante el día
  • Disminución del deseo sexual
  • Menos energía y capacidad para concentrarse
  • Pérdida de interés en el trabajo y otras actividades
  • Movimientos lentos
  • Aislamiento social y dificultades interpersonales
  • Tristeza e irritabilidad
  • Ideas suicidas en las personas que también padecen ansiedad o depresión

 

¿Por qué ocurre este trastorno?

De acuerdo con una investigación del British Journal of Psychology, tanto la exposición al Sol como a las temperaturas cálidas favorecen los pensamientos positivos y disminuyen la ansiedad, mientras que los ambientes lluviosos y fríos provocan fatiga, dificultan la concentración y propician la depresión.

 

Uno de los motivos por lo que esto ocurre es por la falta de vitamina D, la cual se sintetiza en el cuerpo al exponerse unos minutos cada día a los rayos del Sol. La falta de luz solar en los días grises hace que el organismo tenga un déficit de esta vitamina, lo cual puede ocasionar fatiga, debilidad y dolores musculares. 

 

Además, de acuerdo con un trabajo de investigación realizado por las universidades de Georgia y Pittsburg (Estados Unidos) y la Universidad Técnica de Queensland en Australia, la vitamina D está involucrada en la síntesis de serotonina y dopamina en el cerebro, y ambos neurotransmisores están relacionados con el bienestar y la felicidad. Por ello, la falta de esta vitamina se traduce en una mayor tendencia a la depresión.

 

¿Cómo lidiar con el TAE?

Para reducir los efectos de este trastorno ocasionado por el clima puedes aumentar tu consumo de alimentos con vitamina D, como lácteos enteros (ya que, al ser descremados, pierden también la vitamina D que contienen), yema de huevo, hígado, salmón, atún, sardina, bacalao y setas. 

 

El aceite de hígado de bacalao contiene bastante de esta vitamina, y con una cucharada al día puedes obtener la dosis recomendada. Otra alternativa es consultar con tu médico, para que te recomiende un suplemento vitamínico que contenga la cantidad de vitamina D que tu organismo necesita. 

 

Aunque no sientas ganas de hacerlo, es importante que salgas de tu casa y realices tus actividades de forma normal, pues el encierro sólo logrará deprimirte más. Además, es recomendable que hagas algo de ejercicio, ya que esto te llena de energía y ayuda a tu cerebro a producir endorfinas, sustancias químicas que generan una sensación de felicidad y euforia.

 

En casos graves, el TAE debe ser tratado por un especialista. Así que, si tu condición no mejora al poner en práctica estos consejos, consulta con un psicólogo para que te recomiende alguna terapia o te dé alternativas para sobrevivir a cada temporada lluviosa e invernal, ya que no es sano que te deprimas cada año con la llegada del clima frío.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh