Principal

Medita en compañía de tu gato

Time

3 minutos de lectura

¿Amas la meditación y a tu gato? ¿Qué te parecería realizar una meditación a su lado? Hacerlo es posible y su compañía podría ayudar a que te relajes y enfoques en el presente más fácilmente, además de que tu felino disfrutará ese rato de mimos y tranquilidad.

 

Meditar en compañía de tu mascota te ayuda a mantener tu mente en el momento, ya que ellos son los mejores maestros cuando de vivir el presente se trata. Además, los gatos son expertos en relajarse.

Consejos para meditar con tu gato

Para empezar a practicar la meditación en compañía de tu amigo felino, sólo es necesario que crees una rutina en la que dediques por lo menos unos 10 minutos al día.

 

Elige una habitación cómoda y silenciosa, o si tienes jardín, prueba meditar ahí, en contacto con el Sol y la naturaleza. Si así lo deseas, puedes poner música instrumental para ayudar a crear un ambiente de relajación. 

 

Colócate con tu gato en una posición en la que ambos estén cómodos, ya sea con él a tu lado o descansando sobre tu regazo.

Si al principio tu gato se rehúsa a permanecer junto a ti, no te frustres ni desistas, déjalo que se quede en el lugar en el que se sienta a gusto y continúa con tu meditación. Con el tiempo se irá habituando y cuando sepa que ese momento significa caricias para él, seguro querrá estar contigo.

 

Una vez que ambos están cómodos, empieza a poner atención en la respiración. Puedes realizar respiraciones profundas y pausadas, o tratar de sincronizar la tuya con la de tu gato, al colocar tus manos sobre su pecho o espalda. Poco a poco, te darás cuenta cómo ambos empiezan a hacerlo armónicamente.

 

Si al meditar tienes problemas para dejar de pensar en las preocupaciones diarias, en tus pendientes del trabajo, las cuentas por pagar o cualquier otra cosa que distraiga tu mente de ese instante, enfócate al seguir la respiración de tu gato, acarícialo y, al igual que él, trata de alejar de tu cabeza cualquier otra cosa que no sea disfrutar de ese momento que es sólo de ustedes dos. 

Cuando haya terminado tu momento de meditación, puedes finalizar diciendo un mantra (aquí te decimos para qué sirven los mantras), agradeciendo al universo o al ser superior en el que creas o diciéndole a tu gato lo agradecido que estás porque sea parte de tu vida, pues aunque no las comprenda, seguro percibirá la energía que hay detrás de tus palabras.

 

Una vez que empiezas a meditar en compañía de tu gato, lo siguiente es convertirlo en un hábito al dedicar unos minutos cada día para hacerlo. Así, al compartir ese momento con tu amado felino, disfrutarás más de la meditación.    

 

Te puede interesar: Los gatos, seres de armonía paz y espiritualidad


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh