Principal

Aprovecha la energía de la luna llena y cierra ciclos con este ritual

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo realizar un ritual para cerrar ciclos durante la luna llena

En el ámbito de la espiritualidad se cree que cada fase de la Luna emite una energía diferente, la cual puede potenciar tus intenciones y ayudarte a lograr tus objetivos. 

 

Por ejemplo, la luna nueva se considera el momento ideal para establecer y visualizar tus intenciones; durante la luna creciente es hora de entrar en acción para llevar a cabo eso que anhelas; la luna llena es un instante propicio para soltar y dejar ir todo aquello que no te sirve o no necesitas, y sobre todo, aquello que te ata y te impide lograr lo que quieres; y la luna menguante es el momento indicado para, de ser necesario, modificar el rumbo, explorar nuevos caminos y correr riesgos para materializar tus sueños.

Ahora que la Luna se acerca a su fase llena, puedes hacer un ritual para cerrar ciclos y liberarte de todo lo que te frena y entorpece tu avance y crecimiento, para dejar el pasado atrás, soltar y dejar ir personas, ideas, actitudes, relaciones, emociones y todo lo que ya no te sirve en tu momento actual.   

 

Ritual de cierre de ciclos durante la luna llena

La noche de luna llena es una oportunidad ideal para hacer una lista con todo lo que quieres dejar atrás, todo aquello que ya no no suma ni aporta algo positivo a tu vida. Además, se dice que la energía de la luna llena ayuda a finalizar relaciones karmáticas, así que es hora de cerrar esos ciclos que te causan conflicto.

 

Para hacer este ritual necesitas:

  • Una hoja de papel.
  • Lápiz o pluma.
  • Una vela color violeta (si no la consigues, puedes usar una blanca).
  • El cristal o cuarzo con el que sientas que vibras para esta intención de desapego (opcional).
  • Incienso o un difusor con tu aceite esencial preferido.

 

¿Cómo hacer el ritual?

Elige un momento del día o la noche en que la Luna estará llena. Es importante que puedas estar en paz y en silencio, sin interrupciones; así que apaga o silencia tu celular y crea un ambiente relajado para ti, ya sea con una iluminación tenue o una temperatura agradable, para evitar distractores. 

 

Si la música instrumental o los mantras te ayudan a relajarte y enfocarte mejor, puedes escucharlos mientras realizas tu meditación. 

 

Siéntate en una posición cómoda, ya sea en el piso, en un cojín de meditación o en una silla. Enciende la vela y el incienso o el difusor con el aceite esencial que hayas elegido (recuerda que esto es opcional). 

 

Comienza por respirar rítmicamente para serenar tu mente. Una vez que te sientas en un estado de tranquilidad, toma la hoja y empieza a anotar en ella una lista de todo aquello que ya no quieres y ya no necesitas en tu vida, en tu momento actual.

 

Tómate tu tiempo para hacerla; reflexiona bien y no te juzgues por lo que escribas, simplemente deja que fluya. Incluye todo lo que creas necesario: actitudes e ideas que tienes y te limitan; personas que se han ido de tu vida y a las que te une un apego que te impide avanzar; relaciones que han terminado y de las que debes desprenderte; cosas que sólo crean caos y desorden en tus espacios físicos e internos; sentimientos y emociones de rencor, culpa, arrepentimiento. Todo aquello que detenga tu avance en la vida.

 

Una vez que termines, agradece por todo eso que escribiste, porque seguramente si todo eso no hubiera pasado en tu vida, hoy no serías quien eres. Esas vivencias, junto con todo lo que has experimentado a lo largo de la vida, te han conducido a donde estás hoy, así que es importante agradecer por todo ello. Agradece las enseñanzas que todo eso te dejó y por ayudarte a evolucionar.

 

Ahora sí, es momento de dejarlo ir. Con la flama de tu vela, enciende la hoja y deja que el fuego la consuma. Sólo ten cuidado y no dejes que la hoja se queme sin supervisión (no quieres ocasionar un incendio). Mientras la hoja se consume, piensa en que con ese acto dejas ir todo lo que anotaste en tu lista, siente cómo te liberas y cómo tu ser queda listo para transmutar y transformar. 

 

Para finalizar, vuelve a centrarte en tu respiración y siente cómo te has quitado un peso de encima. Agradece por ese momento, por la liberación que experimentas y por haberte regalado la oportunidad de cerrar esos ciclos que eran necesarios. 

 

Una vez que termines, puedes enterrar las cenizas, o bien, tirarlas al inodoro y liberar el agua para que se las lleve.

 

Te puede interesar: Conecta con la energía de la luna llena para meditar y liberarte


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh