Principal

Aprende cómo armonizar tu espacio de trabajo

Time

Menos de 5 minutos de lectura

No puede asegurarse que en todas, pero sí en muchas ocasiones, cuando ir a la oficina se vuelve pesado y las horas pasan y pasan sin ser productivos, la culpa no es del trabajo en sí sino de la atmósfera que lo rodea. Claro que hay trabajos pesados y muy tediosos, pero para hacer honor a la verdad, también es cierto que hasta el mejor de los empleos puede volverse odioso e indeseable tan sólo por el ambiente que se respira dentro de las paredes de la oficina.

 

Por eso, mantener las buenas vibras, el flujo de comunicación y el sentido del respeto y la responsabilidad (y por supuesto, el humor) es importantísimo, ya que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de cualquier compañía, fábrica, empresa o equipo. Una actitud positiva se contagia y si la adoptas, podrás transmitirla a todo tu equipo y colaboradores.

 

Estos cinco consejos propiciarán un ambiente amigable y productivo donde sea que trabajes. Los resultados benefician a todos, y tú puedes comenzar por poner el ejemplo:

 

Mira lo bueno de tus compañeros. Toma esta recomendación como el punto de partida: pese a todas las diferencias que puedan existir entre tus compañeros de trabajo, tu jefe y tú, recuerda que su relación es laboral y que necesitan trabajar hombro con hombro. Así que no te detengas en sus defectos y enfócate en sus virtudes, en cosas buenas y en cómo éstas pueden beneficiar a tu desempeño y a toda la empresa. Mientras nadie pase sobre los derechos de nadie y exista el respeto, no hay motivos para gastar energía en mirar las fallas ajenas cuando ni siquiera interfieren. Y si lo llegan a hacer, lo mejor es hablarlo de inmediato, antes de que se conviertan en un problema real.

 

Visualiza tus objetivos. Durante tus jornadas, visualiza claramente lo que necesitas lograr y pon todo tu empeño en alcanzarlo. En la medida de lo posible evita el multitasking, es decir, hacer más de una cosa a la vez. Aunque muchas veces esto resulta difícil porque es parte del mismo trabajo hacer varias cosas simultáneamente, traza al menos líneas de tiempo imaginarias para concentrarte en algo el mayor tiempo posible y después, una vez que hayas concluido o llegado al punto medio, puedas pasar a la siguiente actividad sin "atropellarte". "Encontrar un sentido de significado y propósito te ayudará a amar lo que haces, independientemente de cuál sea tu trabajo", dice Paula Felps, editora científica de la revista Live Happy. Encuentra el sentido principal de tu trabajo y mentalízate para la ejecución plena de tus responsabilidades, con gusto y armonía.

 

Elige ver siempre el vaso "medio lleno". En esto se basa una actitud optimista. Durante tus jornadas laborales será inevitable encontrar obstáculos, insuficiencias, discusiones y a veces decisiones que deberás acatar y que no forzosamente tomaste. Pero muchas veces así es el trabajo, y lo mejor será afrontarlo con buena cara y confiar en que cuentas con el apoyo del equipo, ya que todos se mueven por el bien común. Así funciona un equipo de colaboradores y colegas. Según Shawn Achor, una experta en psicología positiva y colaboradora de la revista Live Happy, sólo el 10% de la felicidad a largo plazo se basa en el mundo externo. El resto es una mezcla de predisposición y elecciones tomadas a diario. Esto significa que de ti depende dirigir el rumbo de tu positividad y buen desempeño.

 

Toma pequeños descansos. Por cada hora que trabajes, date 5 minutos para descansar la vista y el cuerpo y aprovecha para reflexionar sobre tu bienestar y tu felicidad. Como se menciona al principio, las buenas vibras se contagian y son transmitibles a tus compañeros de oficina. Cuanto más cultives cualidades como la gratitud y el optimismo, más felicidad tendrás en tu vida. Además, los descansos de 5 minutos recargan tu energía y evitan que te sientas agobiado por las responsabilidades. Esto le da aire fresco a tu mente y a tus emociones.

 

Visualiza los obstáculos como oportunidades. Cada vez que te encuentres frente a una dificultad o reto muy grande en el desempeño de tus labores, míralo como una posibilidad de crecimiento y una meta por alcanzar. Es importante darte cuenta de que si estás frente a un reto es porque tienes la capacidad de superarlo; si no, no estarías en el lugar en el que estás. Una cosa es cierta: surgirán situaciones estresantes, no importa de qué se trate tu trabajo, y no siempre tendrás control sobre esas situaciones, pero lo que sí puedes manejar es tu reacción ante ellas. Cuando surjan estas “dificultades”, anímate a encontrar la oportunidad en la crisis. Verás que la gratificación al superarla será enorme.

 

Hay muchas maneras de crear un gran ambiente laboral; estas son sólo algunas de las recomendaciones principales y efectivas. El resto dependerá de tu determinación a disfrutar tu trabajo y encontrar en él, y en tus compañeros, una motivación para crecer y superar las dificultades.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh