Principal

Seguir y ser seguido por compañeros de trabajo en redes: ¿sí o no?

Agosto 24, 2018

Time

3 minutos de lectura

Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Tal y como el mundo real, las redes sociales tienen algunas “normas”. No debes robar fotos sin poner el crédito correspondiente; está mal burlarte de extraños (aunque sus memes lo ameriten) y debes procurar no agregar a tus compañeros de trabajo… ¿o sí?

 

Algunas de estas reglas no dejan espacio a las dudas, pero la última cae en un área gris. Por un lado, tus colegas laborales son las personas con quienes pasas más tiempo. Es lógico que hagas amigos dentro de un grupo con el que convives aproximadamente 40 horas a la semana. Cuando esas amistades comienzan a crecer, querer invitarlas a conocer otros aspectos de tu vida es natural. Si tus vecinos de cubículo ya van a escuchar tus anécdotas del fin de semana… ¿qué más da que también vean las fotos?

 

Pero por otra parte, si ya pasas todo ese tiempo con ellos, ¿no es suficiente? Puede que valga la pena guardar el resto de tu espacio y de tu vida personal en privado. Es válido querer mantener tus Instragram stories o tus twits sólo para tu círculo más íntimo. Asimismo, existe la posibilidad de que quieras publicar cosas relacionadas con el trabajo. Una selfie de viernes por la mañana donde preguntas si ya son las 6pm, por ejemplo.

 

El hecho de agregar a una persona de tu oficina, también significa darle permiso para cruzar esa especie de barrera simbólica. Tal vez, a partir de ese momento te sientas obligado a cambiar tus publicaciones (sobre todo si se trata de un supervisor o jefe). Puede resultar frustrante sentir que te tienes que autocensurar en algo tan tuyo como el perfil de alguna red social.

 

Además, lo que comunicas en estos medios no tiene por qué ser asunto de tus colegas. Óscar de contabilidad no tiene por qué saber qué desayunaste hoy, ni cómo tu novio te sorprendió con un gran ramo de flores el viernes. También es probable que los detalles de la vida de Óscar no te importen en lo más mínimo.

 

Pero todo depende. Se puede dar el caso de que te interese leer los artículos que tus amistades laborales comparten, o encuentres alguna receta muy rica en el Facebook de tu amiga, que sabes que también es vegetariana. Cuando te das cuenta de con quiénes tienes más intereses en común, conviene valorar si “abrir la puerta” de las redes tendrá beneficios que realmente compensen todo lo demás. Muchas veces, incluso cuando cambias de empleo, hay ciertas personas con las que mantienes contacto, por lo que tenerlas entre tus amigos virtuales resulta práctico.

 

El mundo de las redes también sirve para romper el hielo entre tú y tus compañeros. Es una ventana para tener más temas de conversación, aparte de fechas de entrega, cuentas o juntas mensuales. Siempre hay alguien que te inspira para tener una relación más allá del horario de oficina. Dicho todo esto, no es necesario resistirte a agregar gente sólo por esta supuesta “norma” o por “ser profesional”. Cada caso es diferente, y no sabes qué amistades puedes llegar a cultivar en el futuro.

 

A la hora de decidir, estos son algunos aspectos a considerar:

 

  • La cultura de la empresa.
  • Tu línea de trabajo.
  • Tu relación individual con cada compañero.
  • Tus preferencias personales.

 

¡Buena suerte!

 

Con información de Girlboss


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh