Principal

Desapégate de las cosas materiales y sácales provecho

Noviembre 11, 2020

Time

9 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo aprender a desapegarte de los objetos

  • Check
  • Dónde puedes vender las cosas de valor que no usas

  • Check
  • Dónde llevar a reciclar distintos materiales y electrónicos

Si tu casa está llena de cosas (que tú compraste o que quizá heredaste de tus padres o abuelos) que en realidad no utilizas pero te es difícil deshacerte de ellas, es momento de revisarlas, hacer una práctica de desapego y preguntarte si realmente quieres conservar todo eso, si sería mejor donarlo o, si son cosas materialmente valiosas, venderlas para sacarles provecho, y al mismo tiempo liberar tu espacio y dejar que la energía fluya.

 

Muchas veces es difícil deshacerse de las cosas, sobre todo si un ser querido te las dio, debido al apego que generas hacia esos objetos. Ese apego es precisamente la dificultad que tienes para deshacerte de las cosas aunque sepas que ya no las necesitas, que no las vas a usar o que ya han cumplido su vida útil contigo.

 

El apego hace que te vuelvas tan emocionalmente dependiente de ciertas cosas que acabas por creer que tu felicidad está en ellas, ya que te ayudan a llenar vacíos emocionales. 

 

¿Cómo superar el apego a las cosas? 

El primer paso para liberarte del apego a tus posesiones es darte cuenta de que los objetos son sólo eso, objetos. Son creados para hacer la vida más simple y para satisfacer ciertas necesidades, pero no son algo de lo que dependa tu felicidad

 

Debes entender también que todo tiene una vida útil y tarde o temprano llegará a su fin, y que hay cosas que aunque sigan en buen estado ya no vas a volver a usar, pues ya cumplieron su función contigo.

 

Así que en vez de dejar que cada vez más cosas se queden durante años empolvadas en tus armarios y repisas u olvidadas dentro de cajas, lo mejor es deshacerte del apego, hacer una limpieza y clasificar las cosas que debes conservar, tirar, donar y vender.  

 

Sigue los consejos de Marie Kondo

Marie Kondo, quien saltó a la fama tras la publicación de su libro La magia del orden, comparte sus mejores consejos para aprender a vivir con menos objetos y para deshacerse de todo aquello que ya no sirve, ya no es útil o ya no aporta nada positivo a la vida de sus dueños.

 

El objetivo es lograr que las personas aprendan a vivir sólo con lo esencial, con lo bello, con lo que realmente les aporta felicidad. Bajo el lema "Conserva sólo lo que te haga feliz y despréndete de lo demás", Kondo apuesta por un estilo de vida minimalista.

 

Para hacerlo, es necesario sacar todos los objetos guardados para evaluar uno por uno y preguntarte si aporta o no felicidad a tu vida. Si no es así, debes deshacerte de ellos. 

Para deshacerte de lo que ya no usas, haz una lista de los objetos que tienes en tu casa que más apego te produzcan, de los que más trabajo te costaría deshacerte, aunque no los uses ni los necesites.

 

Analiza qué tan útil es cada uno de ellos en tu vida y asígnales una calificación en una escala del 1 al 3, donde 1 es para algo inútil, 2 para algo que a veces es útil y 3 para lo que es muy útil.

 

Coloca todos esos objetos en un espacio en tu casa y sepáralos según la clasificación anterior. Los de la categoría 3 (muy útil) límpialos y guárdalos en el lugar que les corresponde.

 

Los de la categoría 1 (inútil), deséchalos si ya no sirven, y regala o dona lo que esté en buen estado. 

 

Sigue con los objetos de la categoría 2 (a veces útil), observa cada uno y pregúntate: ¿Se encuentra en buen estado? ¿Lo he usado en los últimos 3 meses? ¿Me gusta cómo me siento cuando lo uso? ¿Es algo que me aporta valor? Si las respuestas son negativas, colócalos en una caja o bolsa y ponla en un sitio no visible de tu casa durante 1 mes; al final del mes, dona o vende los objetos, según la caja o bolsa en que se encuentran. Esperar ese tiempo te ayuda con el proceso de desapego, para no hacerlo de forma repentina.

 

Las ventajas de vivir con un estilo minimalista

Una vida minimalista es fundamentalmente una vida que no está basada en las pertenencias, sino que da espacio para las experiencias

 

Este estilo de vida parte de la premisa de que tener espacio en tu vida es algo que beneficia a tu mente y espíritu, mientras que tener muchas posesiones te esclaviza, al generar apego y obstruir tu libertad. Así que tal vez uno se puede ahorrar mucho desencanto simplemente al dejar de llenar el vacío con posesiones. 

 

Las tres características principales que debes tener para aplicar un estilo de vida minimalista son:

  • No tener posesiones en exceso: Sólo debes tener las cosas que usas con frecuencia y aquellas que agregan valor a tu vida; no debes conservar objetos adicionales e innecesarios, ni conservar artículos “por si acaso”.
  • Cuestionar las cosas que posees: Debes hacer un hábito el preguntarte: ¿Todavía necesito esto? ¿Cuándo fue la última vez que usé esto? ¿Qué pasaría si me deshago de esto? ¿Alguien podría usar esto más que yo? Esto te ayuda a deshacerte de lo inservible o innecesario para desecharlo, venderlo o hacerlo llegar a quien sí pueda darle un buen uso.
  • No darle significado a las posesiones: Es importante no darles un sentido o significado en especial a las cosas, sino verlas simplemente como lo que son: accesorios y herramientas que ayudan a realizar ciertas actividades y facilitar la vida, pero nada más. Y es muy importante ser conscientes de que todas las pertenencias pueden ser reemplazadas y de que todas tienen un ciclo de uso que eventualmente llega a su fin. 

 

Ordena y evita dejar problemas a tus descendientes

¿Sabías que en Suecia existe una práctica llamada Döstädning, que significa "limpieza sueca de la muerte"? Consiste en que, al llegar a una edad madura, las personas se deshacen de todo aquello que hayan acumulado y que realmente ya no usan o no les sirve, con el fin de que después de su muerte no dejen esa carga a sus seres queridos.

 

Aunque está pensada para que las personas mayores no hereden problemas a sus hijos ni les dejen la carga emocional de deshacerse de sus pertenencias, puedes ponerla en práctica sin importar tu edad, tanto para no dejar problemas a tus seres queridos en caso de que fallezcas como para liberar espacio en tu vida, tener más orden y equilibrio en todos los ámbitos, permitir que la energía fluya más libremente y así tener espacio para las cosas nuevas que están por venir.

¿Qué hacer con las cosas de las que te vas a deshacer?

Cuando hagas la separación de cosas, todas aquellas que ya no sirven deben ir a la basura, a los centros de recolección de basura electrónica o a centros de reciclaje, según corresponda.

 

En el caso de las cosas que ya no usas pero están en buen estado puedes buscar albergues de animales sin hogar, asilos, casas hogar, orfanatos o asociaciones de asistencia a grupos vulnerables para donar los artículos que puedan servirles.

 

También puedes venderlas a través de sitios como Segundamano o en redes sociales. En Facebook, por ejemplo, hay numerosos grupos donde las personas buscan y ofrecen productos usados que se encuentran en buen estado y los venden a precios accesibles.

 

Y si entre tus cosas hay antigüedades, pinturas, relojes, joyas o alguna otra cosa de valor, puedes buscar dónde venderlas, como casas de antigüedades o con coleccionistas.

 

Dónde vender antigüedades u objetos de valor

Los siguientes son algunos lugares que se dedican a la compraventa de antigüedades, obras de arte, relojes, joyería, objetos clásicos, vintage y de colección.

 

Dónde llevar artículos para reciclar

En la Ciudad de México, cada mes se realiza el Mercado de Trueque, donde puedes cambiar residuos reciclables por una variedad de productos agrícolas que ofrecen diversos productores locales de la ciudad. Aunque por ahora está suspendido debido a la pandemia, en cuanto las condiciones lo permitan se volverá a realizar. 

 

Los artículos que puedes llevar incluyen: papel y cartón, botellas de vidrio, envases de PET, latas de aluminio, envases Tetra Pak y algunos artículos electrónicos. Encuentra más información en este enlace.

 

En el caso de la basura electrónica, en la Ciudad de México se realiza el acopio de residuos electrónicos y eléctricos conocido como Reciclatrón. Este evento se lleva a cabo una vez al mes durante 2 días, y en cada edición cambia de sede para acercarse a un mayor número de personas. Por ahora estos eventos también están suspendidos debido a la pandemia, pero en cuanto las condiciones lo permitan se volverán a realizar. 

 

Los residuos electrónicos y eléctricos que se juntan durante las jornadas del Reciclatrón son trasladados a empresas que se dedican a separar sus componentes para reciclarlos y desechar adecuadamente lo que ya no puede reutilizarse, de modo que no afecte al ambiente. Encuentra más información en este enlace.

 

Otra alternativa muy práctica y que está disponible todo el tiempo es el Programa de Reciclaje de Best Buy. En la mayoría de sus tiendas puedes entregar cables, mouses, bocinas, teclados, controles, audífonos, diademas, unidades de disco externas, DVDs, CDs, tablets, celulares, videocámaras, cámaras digitales, laptops, módems, consolas y convertidores de señal. Encuentra más información en este enlace.

 

Imagen de portada: Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh