¿Cómo estrechar lazos con tu(s) hijo(s)?

Lorena Pontones / 2018-01-09

Algunos padres a veces sufrimos para acercarnos como quisiéramos a nuestros hijos. Mi hijo mayor de 6 años recién cumplidos está pasando por une etapa difícil con el cambio de kínder a primaria y nueva escuela. Me ha costado trabajo saber por lo que pasa y sé que tiene malos días. Llevo la mitad del año pasado leyendo e informándome sobre cómo fortalecer mis lazos con él para que me tenga la confianza de contarme cómo se siente sin sentirse atosigado con mis preguntas, y he encontrado grandes ideas no sólo para ganarme su confianza sino para pasar ratos increíbles y que estoy segura que nos están uniendo mucho más.

 

Aquí les comparto las ideas que más me han marcado con lo que he leído y que entre padres pueden ayudarnos. Compártanlas con quienes saben que tienen hijos y quieren fortalecer lazos con ellos.

 

DEL NACIMIENTO Y HASTA LOS 8 AÑOS

1. Haz a tu hijo parte de tu rutina de ejercicio

–Desde bebé y hasta los 3 años, sal con él en su carriola o cangurera a caminar o correr. También existen clases para padre e hijo de yoga, estimulación, natación, etcétera.

 

–De los 6 meses a los 2 años, utiliza a tu bebé como “herramienta” de ejercicio; por ejemplo, cárgalo mientras haces abdominales, acuéstalo y brinca a un lado y a otro de él… El pequeño estará fascinado.

 

–De los 3 y hasta los 8 años, hagan ejercicio juntos. Salgan a andar en bici, hagan carreritas, jueguen futbol, escondidas, “las traes”.

 

–Inscríbelo a una caminata o carrera para niños y papás, que van desde los 150 hasta los 400 metros.

 

2. Aprovecha los ratos de ocio en casa

–Integra a tu hijo en la preparación de los alimentos, cocinen un pastel o galletas juntos.

 

–Hazte de algún libro de manualidades para que, juntos, recorten, pinten, peguen; armen rompecabezas, jueguen memoria, etcétera.

 

–Permite que se aburra. Esto hará que eche a andar su imaginación y se invente algún juego en el que puedan participar ambos.

 

–Busca actividades didácticas en tu ciudad: museos, ludotecas, obras de teatro, etcétera.

 

3. Acaba el día con un cuento

Acostar a tu hijo y sentarte a su lado a contarle un cuento es la mejor manera de aquietar su mente, reconfortarlo y dejarlo con buenas sensaciones.

 

DE LOS 9 A LOS 16 AÑOS

1. Disfruten del deporte

–Salgan a correr juntos una o dos veces a la semana para prepararse para una carrera a la que se inscriban, o practiquen tiros a gol, jueguen tochito, tenis o el deporte que elijan, pero compartan esos momentos. Es tiempo de calidad.

 

–Acude siempre a sus partidos, competencias o exhibiciones. Tu hijo siempre querrá mostrarte lo mejor de sí y eso lo llevará a la perseverancia.

 

–Vean los partidos de sus equipos favoritos juntos o vayan al estadio.

 

2. Conoce a su núcleo de amigos

–Promueve que invite a sus amigos a la casa a jugar e intégrate por un rato en algún juego o plática; luego deja que tu hijo se divierta solo con ellos. Hacerte presente y tener algo de contacto con sus amigos te deja tranquilo a ti y a él le das la confianza de ser él mismo entre sus amigos.

 

–Convive con los papás de sus compañeros de equipo para que sienta que su sentido de pertenencia se extiende más allá del hogar. Esto le dará aún más seguridad en sí mismo y ustedes tendrán un espacio más donde convivir.

 

3. Aprende de su afición

Si a tu hijo le encanta el espacio, las estrellas, los planetas, busca actividades relacionadas con ello y disfruten de su afición juntos. No sólo compres algo alusivo al tema de su preferencia y se lo des; juégalo o disfrútalo con él y muestra todo tu interés sobre lo que él sabe acerca del tema. Esto dejará en él la sensación de que siempre estás atento a él y a lo que le importa.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: