5 tips para ser más productivos en la oficina

Harmonía / 2018-03-06

Es muy cierto que cuando tenemos una rutina de oficina con horarios establecidos y momentos específicos para cada cosa, a veces los factores que nos distraen pueden volverse más constantes en un intento casi inconsciente por querer “romper” un poco esa rutina, ocasionando que nuestro rendimiento laboral baje y aumente la frustración por no terminar pronto las obligaciones. Para estos casos, te damos cinco sencillos tips que potenciarán tu desempeño laboral y sin duda mejorarán tus ánimos para que la chamba no se vuelva agobiante.

 

1) Llega a la oficina descansado y desayunado. Podría parecerte una completa obviedad, y lo es, pero, de verdad, haber dormido bien la noche anterior te garantiza un día productivo y menores probabilidades de distracción y estrés. No importa cuántas veces lo hayas escuchado antes, necesitamos repetirlo: el descanso es la clave de todo. Ahora, si por cualquier cosa no has pasado buenas noches porque la vida no es perfecta, al menos haz el esfuerzo de llegar desayunado a la oficina, pues un estómago hambriento hace que la mente no se concentre y sólo piense en comer. Muchas veces se pierde tiempo indispensable al salir por algo a la tienda de la esquina, además de que ese tipo de opciones rápidas no aportan nada de nutrición y tu cuerpo lo resentirá con el tiempo. Verás que si llegas sin hambre al trabajo, estarás de mejor humor y las horas no te pesarán tanto.

 

2) Mantén limpio tu escritorio. Vuelve tu espacio de trabajo un lugar agradable donde disfrutes estar, pues es tu hábitat por al menos 8 horas al día, 5 días de la semana. Si quieres decorarlo un poco, hazlo, pero no demasiado, porque estar rodeado de tantas cosas (postales, plantas, juguetitos, cables, dulces) por doquier te dará los motivos suficientes para distraerte y no sentirte completamente cómodo sino todo lo contrario, abrumado, porque creerás que no hay un orden en tu espacio o en tu vida. Mucho menos acumules la basura de botanas o bocadillos, porque sólo lograrás que tu lugar se vuelva indeseable para ti mismo y que sea un calvario tener que pasar ahí todos los días.

 

3) Intervalos de redes sociales. Es bien sabido que la mayor parte del tiempo perdido en el trabajo es a causa de las redes sociales que abrimos en la computadora y que nos lo absorben como a una sustancia vital. Lo más recomendable en estos casos (porque no nos podemos privar de ellas) es planear un pequeño horario donde establezcamos en qué momento revisamos nuestras redes personales, por ejemplo, decir: “Cada 2 horas revisaré Facebook sólo por 10 minutos nada más” y de verdad respetarlo. Aquí no hay más que la fuerza de voluntad para ejecutarlo a conciencia. Depende de nosotros tener bien claro que este factor es capaz de quitarnos todo el tiempo dedicado a trabajar y a la larga, sin duda, nos causará fricciones laborales.

 

4) No veas la hora constantemente. A menos que tu trabajo dependa mucho de estar viendo el reloj para mandar correos o asistir a juntas o hacer llamadas, evita a toda costa presionarte mirando la hora frecuentemente. No hay nada más frustrante que “desilusionarse” al pensar que casi estábamos por salir y descubrir que apenas va medio día. Por eso, no pienses en los horarios y mejor llévate una buena sorpresa al ver cómo tu hora de salida llegó y ni siquiera te diste cuenta por estar dedicado a tu chamba. Si la música puede concentrarte y ponerte de buenas, escúchala con audífonos y a un volumen bajo para que no te pierdas de nada que pueda suceder alrededor tuyo, pero si fuera el caso de que la música te atrapa tanto que no te deja concentrar y te enganchas en la cadena de tus 100 canciones favoritas, evítala a toda costa y prefiere el ruido ambiental.

 

5) Levántate 5 minutos por cada hora sentado. Otro de los factores que nos hacen avanzar muy despacio en nuestras tareas es el tedio que acumulamos después de permanecer demasiado tiempo sentados frente a una pantalla, por eso lo ideal es que cada hora te levantes al baño o a dar una pequeñísima vuelta de 5 minutos por los pasillos para estirar las piernas y aclarar tus ideas. Esto es una necesidad incluso, ya que largos períodos de tiempo en una misma postura pueden afectar gravemente la espalda y los riñones, y traer problemas circulatorios. De igual modo, cada vez que sientas que tus ideas no fluyen, en vez de distraerte en internet, asómate a una ventana o toma un respiro de aire exterior.

 

Aprovechar nuestro tiempo de trabajo es importante para alcanzar los mejores resultados de productividad y evitar la acumulación de pendientes que podrían convertirse en frustraciones personales y retrasos para nuestro equipo. Mientras más concentración tengamos, mayor será la velocidad con que resolveremos las necesidades. Si quieres conocer unos cuantos ejercicios para alcanzar ese estado óptimo de concentración en la oficina, checa este enlace y ponlos en práctica.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: