Principal

¿Qué alimentos humanos puedo compartir con mi perro y cuáles no?

Time

Menos de 4 minutos de lectura

Seguramente, muchas veces nos hemos encontrado ante la disyuntiva de no saber si lo que estamos comiendo podemos compartirlo con nuestro perro, que nos mira fijo con ojos suplicantes por un bocado. Para estos casos, te damos una rápida guía sobre qué alimentos humanos no tienen ningún efecto negativo en tu mascota y cuáles definitivamente debes evitar pues representan un peligro real.

 

Alimentos seguros

- Pescado, pollo, res y cerdo. La carne no le da ningún problema a los perros, siempre y cuando no esté condimentada, bañada en salsas, aceites o con picantes. Los perros son carnívoros por naturaleza y asimilan los nutrientes y proteínas de la carne al igual que nosotros. Algo muy importante es que si les das pollo o pescado, asegúrate de haber quitado antes los huesos pequeños que pudiera tragar sin darse cuenta.

 

- Calabazas y papas. Estos vegetales le podrían gustar a tu perro (o quizá no) pero no le causarán daño, pues la vitamina A y el betacaroteno de ambos incluso le ayudarán a mantener el buen funcionamiento de su sistema digestivo.

 

- Arroz. Tanto el arroz como las pastas pueden darle a tu mascota la energía necesaria; sólo evita dárselos de manera constante, ya que también son una fuente de carbohidratos que si no se queman mediante ejercicio, lo podrían hacer subir de peso de manera muy rápida.

 

- Manzanas. A algunos perros les gustan las cosas dulces, y una de ellas son las manzanas. Si quieres premiarlo por algo con una pequeña golosina, un poco de esta fruta no le caerá nada mal y lo proveerá de vitaminas A y C.

 

- Frijoles. Mientras no estén condimentados o preparados con demasiado aceite, los frijoles serán una buena fuente de potasio y vitaminas K y C para tu perro, y además, con la ventaja de ser bajos en calorías.

 

Alimentos peligrosos (de verdad, jamás lo intentes)

- Chocolate. Prácticamente es veneno para tu mascota. El chocolate es supertóxico para los perros y después de convulsionarlos puede causarles la muerte, debido a la teobromina. En el mejor de los casos podría ocasionarles sólo diarrea y arritmias cardíacas, pero para qué arriesgarte. No le des ni un bocado minúsculo.

 

- Lácteos. Los perros no tienen enzimas para descomponer la leche como los humanos, lo que los vuelve, digamos, intolerantes a la lactosa, así que evita darles queso o cualquier derivado si no quieres producirles vómitos, diarrea y malestar estomacal en general.

 

- Cebolla y ajo. Podría sonar impactante, pero las altas cantidades de estos vegetales pueden ocasionar daños a nivel celular, sobre todo en los glóbulos rojos, incrementando el riesgo de anemia. Lo menos que podría suceder es irritación intestinal, pero de igual modo, mejor no intentarlo.

 

- Café. La cafeína, como el chocolate, también podría causarle la muerte a tu mejor amigo. El corazón de los perros no resiste esta estimulación y es hipersensible a sus efectos.

 

- Chicles y dulces. El azúcar y el xilitol que contienen ciertos dulces y chicles puede causar hipoglucemia y otros problemas en hígado y páncreas. Además, el sistema digestivo de los perros no procesa de igual manera que los humanos los componentes de estas golosinas y es muy fácil que puedan acumularse en las paredes intestinales, acarreando afecciones irreversibles e incluso la muerte.

 

Ahora ya lo sabes: es importante tomar en cuenta cuáles alimentos podrían enfermar gravemente a tu mascota, para mantenerla alejada de ellos. Por lo demás, si quieres compartirle un poco de lo que estás comiendo, no te preocupes si está dentro de la categoría de alimentos seguros, pues lo disfrutará tanto como tú.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh