¿Aún usas popotes? Aquí hay 5 razones para dejar de hacerlo

Harmonía / 2017-06-18

Los popotes o pajillas son quizá uno de los inventos más contaminantes que hemos desarrollado. No son realmente necesarios —excepto para aquellas personas con dificultades de movilidad, quienes son los únicos que deberían poder usarlos— y el costo ambiental de la comodidad que proporcionan es altísimo. Si aún utilizas popotes cotidianamente, estas cinco razones muy probablemente te harán dejar de hacerlo.

 

1. No son biodegradables

Una persona promedio consume cerca de 38 mil popotes en toda su vida. En el mundo se utilizan diariamente cerca de 500 millones de ellos, es decir, 175 toneladas de popotes en su mayoría hechos de polipropileno, un plástico de baja calidad que podría permanecer más de 20 años en el ambiente antes de degradarse.

 

2. Contaminan los océanos

El plástico conforma el 90% de la basura que flota en los océanos, y los popotes se encuentran en el top 10 de elementos de plástico hallados ahí. Cuando tiramos un popote a la basura, la probabilidad de que termine flotando en el océano es del 72%.

 

3. Su huella de carbono es muy elevada

Los popotes no sólo contaminan cuando los tiramos a la basura; fabricarlos también tiene costos ambientales muy altos. Por cada kilogramo de plástico que se fabrica, se liberan 3.5 kilogramos de CO2 a la atmósfera terrestre. Es decir, para producir las 175 toneladas de popotes que se desechan diario, se liberan a la atmósfera 612 toneladas de CO2.

 

4. No son tan higiénicos como pensamos

Muchas personas utilizan popotes porque los consideran más higiénicos que beber directamente de los envases, sobre todo de las latas de refresco. Sin embargo, está comprobado que si el envase se encuentra contaminado, la bebida también lo estará sin importar si se usa o no popote.

 

5. Causan la muerte de aves y animales marinos

Como dijimos, la mayoría del plástico que desechamos termina en el mar y cerca del 20% de las especies marinas consumen plástico que hallan en su entorno, lo que les ocasiona asfixia, obstrucción intestinal e incluso la muerte.

 

También te interesa: 5 importantes razones para cuidar los océanos

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar