Principal

¿Problemas para dormir? Prueba estas soluciones

Time

5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo combatir el insomnio

  • Check
  • Consejos para dormir mejor

Dormir es una de las actividades favoritas del hombre, y no sólo por placer. Durante el descanso, el cuerpo tiene la oportunidad de reponerse, mientras que a nivel celular también se regenera. Es durante el sueño que ciertas hormonas funcionan y algunos de nuestros órganos trabajan de manera específica. Pero, ¿qué pasa si no se duerme bien? Los signos de fatiga son inevitables; en términos físicos, la piel y el cabello no mienten cuando hace falta dormir más. 

 

Si sumas horas de descanso, tu cuerpo te lo agradecerá. Si tu problema es el insomnio, no te preocupes, hay soluciones para recuperar tu ritmo de sueño. El insomnio es terrible, porque durante éste aparecen todas tus ansiedades. El psicólogo Adrián Triglia tiene una serie de recomendaciones para recuperar el ritmo del sueño y mejorar los hábitos a la hora de ir a la cama.

 

¿Cómo combatir el insomnio y dormir mejor?

Come bien

Una de las soluciones para el insomnio puede estar en la comida: es importante alimentarse bien, ya que un consumo menor de las calorías requeridas aumenta los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Consume alimentos ricos en aminoácido triptófano como lácteos, huevos y cereales integrales que ayudan a producir serotonina, un potente relajante. 


También es recomendable eliminar o moderar el consumo de café u otras bebidas estimulantes y, de igual manera, de alimentos con edulcorantes artificiales. 

 

Haz algo de ejercicio moderado

No te vas a librar de hacer ejercicio, actividad que aparece en todas las recomendaciones para tener una vida sana. La actividad aeróbica mejora, entre muchas otras cosas, la calidad y cantidad de sueño. No necesitas invertir muchas horas del día en el gimnasio, a veces bastará con que corras o camines 30 minutos, pero los días que puedas hacerlo durante 1 hora o más, hazlo. Hay muchas actividades, elige la que te haga sentir más cómodo. Procura realizar ejercicio por la mañana o varias horas antes de dormir. 

 

Aléjate de las pantallas y de la luz intensa

La luz te activa. A eso se le llama ritmos circadianos; por eso es que exponerte a fuentes de luz en horas en las que se supone que tendrías que dormir (o prepararte para dormir) crea problemas de sueño. Lo malo es que los dispositivos electrónicos se adoptaron como una extensión de las personas y seguir pegados a ellos hasta el último minuto del día es ya una costumbre. Mala idea: la luz de forma tan directa crea problemas de sueño al afectar los niveles de melatonina, hormona que regula el ritmo circadiano. Aléjate de las pantallas cerca de la hora de dormir y no duermas con el teléfono al lado; si es posible, apágalo o sácalo de tu recámara.

 

Haz yoga

La práctica del yoga también resulta benéfica a la hora de combatir los problemas para dormir. La relajación que promueve esta actividad ayuda a disminuir los niveles de estrés. Realiza algunas asanas en los últimos momentos del día, unos minutos antes de ir a la cama, para relajar los músculos y ajustar tus niveles hormonales. 

 

Cuida la temperatura

Asegúrate de que la habitación en la que duermes esté a la temperatura adecuada. Los temblores y las posturas recogidas que propicia el frío hacen que los músculos se mantengan tensos, y esto dificulta el sueño. De igual manera, el calor excesivo puede ser un impedimento a la hora de querer conciliar el sueño. Así que toma las medidas necesarias y ajusta el aire acondicionado, enciende el ventilador, abre la ventana o coloca una manta o cobertor extra en tu cama, según lo requieras.

 

Sólo relájate

Una vez que haya llegado el momento de dormir, olvídate de seguir instrucciones. Contar ovejas no es eficaz para lidiar con el insomnio. Si sólo piensas en que no puedes dormir, tu estrés aumentará y eso te pondrá alerta. Cierra los ojos, revisa mentalmente que tu cuerpo no esté tenso, que las manos estén relajadas, y respira profundo. 

 

Duerme sin interrupciones

Para lograrlo, debes dejar el sueño para el momento de llegar a la cama. Si pasas una mala noche es probable que intentes tomar pequeñas siestas en cualquier oportunidad, pero la idea es reservar esas horas de descanso para hacerlas sin interrupciones. Debes dormir de 6 a 8 horas diarias de manera continua.

 

La cama es para dormir

La mala costumbre de ver televisión, leer y hasta comer en la cama puede engañar a tu cerebro. Es importante que saques la televisión de la recámara y que apagues tu teléfono (o al menos, no lo dejes a tu lado). Tu cuerpo debe saber que en el momento en que tocas la cama, es para descansar y bajar el switch

 

Es importante saber si tu problema es crónico o simplemente pasas por una racha de estrés, que es de los peores enemigos del descanso y la salud en general. Existen muchos trastornos asociados al sueño que podrías estar confundir con un problema más serio. Si ha llegado el punto en el que estos episodios se repiten mucho, busca la atención de un profesional.

 

Con información Psicología y Mente


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh