Principal

La amígdala: aprende a trabajar con esta parte de tu cerebro

Time

4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Qué es la amígdala y de qué se encarga

  • Check
  • Cómo regenerar tu amígdala para vivir mejor

No hay duda de que tu cerebro es realmente fascinante: pasa por un sinfín de procesos al día sin que te des cuenta, y todo para que puedas respirar y seguir con vida. Las neurociencias se han dedicado a investigar más acerca del cerebro para comprenderlo mejor y encontrar herramientas que puedan ayudarte a equilibrar tu estado de ánimo y tener una vida óptima.

 

Te puede interesar: Neurogénesis: apoya a tu cerebro en la creación de nuevas neuronas

 

Muchas de las cosas que realizas en el día se generan de forma automática; no piensas mucho acerca de lo que haces, solamente reaccionas debido a patrones de comportamiento pasados o hábitos que generas conforme pasa tu vida. Esto en cierta medida es bueno, pero cuando esos hábitos se vuelven más negativos que positivos, es importante que te tomes un momento para pensar qué es lo que haces.

 

Por ejemplo, cuando reaccionas de forma agresiva hacia alguien, ¿realmente es lo mejor que puedes hacer? ¿Y si tomas un respiro antes de contestar y generar un problema mayor? Otro ejemplo es el sentimiento constante de miedo. Temor a que tu jefe te hable en privado, a que tu pareja te pida dialogar o simplemente esa ansiedad constante de que algo “malo” puede ocurrir en el día.

 

La amígdala se encarga de estas reacciones, y es una red de neuronas con forma de almendra localizada en ambos lóbulos del cerebro. Los expertos dicen que cuando no puedes controlar este tipo de emociones puedes reentrenar tu amígdala para que la respuesta ante estas situaciones sea mucho más equilibrada y controlada.

 

¿Pero cómo entrenas tu amígdala?

Los hábitos buenos y malos se pueden generar o cambiar; puedes crear nuevas neuronas todo el tiempo y, básicamente, moldear tu pensamiento y realidad. Lo importante es que estés consciente en todo momento de que todo impacta en tu salud: lo que comes, ves, escuchas, haces, etcétera.

 

Para reentrenar a tu amígdala, lo único que necesitas es ser paciente y realmente trabajar con disciplina en los siguientes consejos:

 

Reconoce que el evento NO es lo que te causa ansiedad, sino cómo reaccionas ante él. Esta es una de las premisas más importantes del estoicismo, la filosofía que te enseña que no te tienes que tomar las cosas de forma personal si quieres tener una vida plena. Tu mente almacena comportamientos y memorias, y conforme a esto reaccionas cuando un evento que te puede generar ansiedad o miedo se presenta.

 

Te puede ineteresar: Una breve guía estoica para vivir la vida sin estrés

 

Así que una vez que reconoces que el evento no es el culpable de cómo te sientes, sino tu respuesta automática, puedes pensar dos veces y decidir si realmente vale la pena gastar toda esa energía en preocuparte o generar ansiedad en el cuerpo.

 

Medita al menos 30 minutos diarios. De acuerdo con neurocientíficos de la Universidad de Harvard, cuando realmente practicas la meditación consciente durante media hora todos los días permites que tu cerebro racional sea el que tenga más presencia en tu día y decisiones.

 

Te puede interesar: ¿Cómo empiezo a meditar?

 

Acude a terapia. No necesitas tener problemas graves para asistir con un psicólogo. De hecho, es recomendable que vayas a terapia, ya que de esta forma te puedes dar cuenta de diferentes procesos mentales que igual no tienen por qué estar ahí y solamente te causan más estrés que bien. Platicar de este tipo de cosas con un experto puede ser una de las mejores opciones para reentrenar tu amígdala.

 

Te puede interesar: Conoce 7 tipos de terapia psicológica y elige la mejor para ti


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh