Principal

¿Realmente funcionan los aceites esenciales?

Time

3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Los beneficios de los aceites esenciales

  • Check
  • Cómo usarlos

Los aceites esenciales han sido usados por siglos, desde el antiguo Egipto a la tradición ayurvédica, hasta la mesa de masajes moderna para fines terapéuticos, cosméticos y ceremoniales. Son capaces de generar efectos poderosos y la evidencia científica creciente que valida sus propiedades y beneficios. Por todo esto, los aceites esenciales ganan cada vez más popularidad como herramienta de wellness para mejorar la experiencia de practicar yoga y meditación, así como para mantener un equilibrio emocional.

 

Incluso si piensas que nunca has usado uno, es probable que te hayas cruzado con alguno en forma de vela aromática, repelente de mosquitos o productos de higiene personal. En la naturaleza, son compuestos hallados en flores, hojas, raíces y semillas. Un dato curioso es que son 50 a 70% más potentes que la planta original. Para extraerlos se necesita gran cantidad de materia, ya que sólo componen el 5% de la planta. Por ejemplo, se necesitan 15 kilogramos de lavanda para obtener 15 mililitros de aceite esencial.

 

Estos compuestos son antibacteriales, antivirales, antioxidantes, sedantes, analgésicos, antiespasmódicos y limpiadores. En tamaño molecular, pueden penetrar en las membranas celulares y cruzar la barrera sangre-cerebro. Es decir, pueden ir del torrente sanguíneo al fluido cerebral en el sistema nervioso central. Los aceites también pueden mejorar la comunicación entre células, reprogramar su ADN y repartir oxígeno en los tejidos.

 

Diversos estudios recientes muestran resultados prometedores acerca de los efectos de los aceites esenciales en la salud. Por ejemplo:

 

  • Orégano y geranio: tienen potencial para tratar ciertas cepas bacterianas resistentes a los antibióticos.

 

  • Gaulteria: contiene salicilato de metilo, el ingrediente primario de la aspirina. Reduce las plaquetas que resultan en coágulos en la sangre.

 

  • Lavanda y romero: reducen los niveles de cortisol y protegen el cuerpo del estrés oxidativo.

 

  • Clavo: cuenta con muy altos niveles de antioxidantes, que son grandes defensores ante los radicales libres en el cuerpo que causan enfermedades.

 

Estos aceites entran en el cuerpo a través de la nariz, la piel y la boca. Así que pueden ser aplicados de forma aromática o tópica, e ingeridos. Sin importar el punto de entrada, eventualmente alcanzan el torrente sanguíneo. Esto hace que su uso sea sencillo para todas las edades.

 

Los aromas producen fuertes respuestas físicas y psicológicas, lo que hace de estos compuestos valiosas herramientas para el soporte emocional. Los receptores olfativos en la nariz están conectados con el sistema límbico, considerado el asiento de la memoria y las emociones. Como los aceites son calmantes, energizantes y tienen acceso instantáneo al cerebro, la inhalación es una forma rápida y sencilla de influir en el humor.

 

Para empezar a usarlos, puedes ocupar un difusor para distribuir el aroma del aceite que elijas en toda la habitación, o simplemente pon una gota en tu mano y frota las palmas; después, pon tus manos sobre tu nariz e inhala profundamente. ¿Te sientes diferente?

 

Con información de Sonima


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh