Principal

Utilizar audífonos puede dañar tu oído

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo cuidar tu salud auditiva

  • Check
  • Cómo está compuesto el oído

Cada parte del oído cumple una función importante en la transmisión de la información del sonido al cerebro. La pérdida auditiva se produce como consecuencia del deterioro de una o varias partes del oído externo, medio o interno. Pero, ¿qué pasa si no se cuida el oído? 

 

En un estudio de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, los investigadores encontraron que el uso de audífonos en aparatos portátiles a volumen alto puede dañar el oído de la misma manera que un lo hace el motor de un avión. Esto se debe a que los ruidos fuertes dañan la capa que cubre las células nerviosas que transmiten las señales de sonido al cerebro, por lo que una exposición constante puede producir sordera permanente e irreversible.

 

"Es muy importante realizarse una revisión si siente alguna molestia o si detecta que no escucha bien, así se podrá captar algún problema precozmente y darle una solución lo antes posible", aconseja el doctor Fernando Díaz, médico audiólogo y gerente comercial de MED-EL México. La pérdida auditiva siempre debe ser diagnosticada por un profesional, como un audiólogo o un otorrinolaringólogo. El profesional realizará distintas pruebas auditivas para determinar el tipo y el grado de severidad del daño. 

 

Díaz señala que es indispensable contactar al médico audiólogo, así como realizarse una revisión anual a partir de los 40 años. Para el cuidado de los oídos, él aconseja evitar ambientes ruidosos, disminuir el uso de audífonos y evistar el uso de cotonetes y la introducción de cualquier objeto, ya que esto puede ser perjudicial para la salud auditiva.

 

Cuida y protege tu oído

  • Protégete de sonidos fuertes. Intenta alejarte de los sonidos estridentes de tu entorno.
  • Usa auriculares a un volumen adecuado. Siempre por debajo del 60% de su volumen. Comprueba que puedes escuchar sonidos a tu alrededor. Procura no abusar de esta práctica durante mucho tiempo, porque no es recomendable para tus oídos. La Organización Mundial de Salud (OMS) aconseja limitar su uso a 1 hora.
  • Baja el volumen de la televisión, de la radio y de equipos de sonido o reproductores de música. Tus oídos lo agradecerán.
  • Utiliza tapones aislantes del sonido si trabajas con ruidos fuertes. Estos productos de protección auditiva ayudarán a que tu audición no se dañe por sonidos demasiado intensos.
  • Mantén tus oídos limpios. Lávalos y secálos durante tu aseo personal, pero recuerda que algo de cerilla es necesaria para mantener el equilibrio del oído y protegerlo de posibles infecciones.
  • Sécate bien los oídos después del baño o de nadar. Es una práctica imprescindible para evitar la humedad en el conducto auditivo y posibles infecciones por hongos.
  • Evita introducir objetos en tu canal auditivo. No es recomendable usar hisopos, porque pueden causar daños irreversibles relacionados con la pérdida auditiva.
  • Cuida especialmente tus oídos cuando tengas gripa, infecciones o alergias. Tu médico o especialista puede aconsejarte el tratamiento más adecuado en cada caso.
  • No apliques gotas o remedios caseros en tu oído sin previa consulta a un especialista. Si notas un oído tapado o pérdida de tu capacidad auditiva, acude directamente al médico para que trate el problema.
  • Limita tu tiempo en ambientes y espacios ruidosos. Alterna tus actividades más ruidosas con períodos de calma. Con este pequeño ejercicio, verás una mejoría en tu audición.

 

Fuentes

El Mundo

MED_EL

El País


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh