Principal

Ante la contaminación, cuida tu salud respiratoria

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Medidas para evitar crisis de enfermedades respiratorias

  • Check
  • Cómo afecta la contaminación a la salud respiratoria

La contingencia ambiental dejó varias molestias como dolor de cabeza, ardor de ojos, sangrado y resequedad de nariz, efecto de las altas concentraciones de contaminantes en el ambiente. Estos padecimientos se dividen en agudos, como los antes mencionados, a los que se suman la tos y el dolor de garganta, y crónicos como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma, que se agravan con la contaminación.  

 

El asma es una reacción inflamatoria que se produce en los bronquios; es decir, en los conductos que transportan el aire desde la tráquea hasta los pulmones. El doctor Marco Polo Macías, especialista en neumología y gerente médico de GSK México, explica que esta enfermedad se caracteriza por obstaculizar el paso del aire, y provoca dificultad para respirar; otros síntomas son opresión en el pecho, silbidos y tos. 

 

Entre los factores que pueden agudizar el asma o generar crisis, destacan la contaminación ambiental y la polinización, además de la humedad, la poca precipitación pluvial y los vientos que suspenden y transportan los pólenes en el ambiente, lo cual puede provocar incluso reacciones alérgicas. El especialista detalló también que en las personas con susceptibilidad al polen pueden aparecer otros síntomas como lagrimeo, enrojecimiento de ojos o rinitis, es decir, congestión y escurrimiento nasal.

 

Según el doctor Macías, actualmente se estima que el asma afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. En México, el 7% de la población tiene asma, pero además "es una enfermedad crónica frecuente en niños, la cual puede empeorar si se suspende el tratamiento o no se siguen las indicaciones del médico".

El doctor Macías recomienda una serie de medidas que pueden ser útiles (adicionalmente al tratamiento que el médico indique) para evitar crisis de asma e incluso algunas alergias:

  • Hacer limpieza profunda para eliminar el polvo y el moho que puede formarse por la humedad.
  • Aspirar todos los objetos que puedan acumular alérgenos.
  • Mantener las ventanas cerradas
  • Mantener una buena higiene y lavarse las manos constantemente.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Evitar la práctica de ejercicio o actividades al aire libre cuando hay alta concentración de contaminantes.

 
El especialista recalca la importancia de continuar con el tratamiento incluso cuando los síntomas desaparecen: "es fundamental para lograr un buen control de la enfermedad asimismo consultar a su médico antes de abandonar el tratamiento".

 

Te puede interesar: ¿Qué pasa si corres cuando hay contingencia ambiental?


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh