Principal

¿Cómo está conectada tu piel con tu salud mental?

Time

5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • El efecto que tiene tu mente sobre tu piel

  • Check
  • Recomendaciones para cuidar tu piel y tu mente

Seguramente te ha pasado que alguien te dice que tu cierre está abajo o que tienes algo en los dientes y tu cara se pone roja. O tal vez también estés lleno de estrés por el trabajo o alguna otra preocupación y de repente te sale eczema o algún tipo de erupción. Es en esos momentos cuando te das cuenta de que tu piel realmente puede reflejar cómo te sientes por dentro

 

Aunque no se puede decir exactamente que esto es totalmente cierto y que los problemas de la piel siempre están causados por cómo se encuentran tus emociones, sí es un factor que tienes que tomar en cuenta.

 

Además de proceder del mismo tejido embriológico, el ectodermo, el vínculo entre el cerebro y la piel es complejo, fascinante, y es el centro de atención de las áreas de la dermatología y la medicina conocidas como psicodermatología y psiconeuroinmunología: la interacción entre la mente, la piel y nuestro sistema inmunológico.

 

Tu piel es el órgano más grande y te protege de todo lo que hay en el mundo exterior, cuida a tus órganos y juega un papel muy importante en tu sistema inmunológico; asimismo, te protege de infecciones. Te permite sentir cosas placenteras o te avisa de peligros. Produce hormonas como la vitamina D y también las regula a lo largo de todo tu cuerpo. 

 

El cerebro y el sistema nervioso influyen en las células inmunitarias de la piel a través de varios mensajeros y receptores químicos, que responden al estrés. El estrés es una parte inevitable de la vida y surge cuando te encuentras bajo presión mental, física o emocional. 

 

Tu cerebro juega un papel importante en la respuesta al estrés, que ejerce su efecto sobre la piel principalmente a través del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (HPA). Cuando se activa esta respuesta, se liberan hormonas del estrés como la hormona liberadora de corticotropina (CRH), los glucocorticoides y la epinefrina. Esto resulta en una amplia gama de reacciones fisiológicas e inmunológicas que pueden desencadenar o exacerbar las condiciones de la piel.

 

¿Qué significa la psicodermatología? 

Estudios recientes han confirmado que la piel percibe de inmediato el estrés. Debido a que existe un sistema periférico completamente funcional dentro de la piel, todas las hormonas del estrés y sus receptores se producen en las células de la piel, al igual que el sistema HPA que se origina en el cerebro.

 

¿Qué significa esto? Que el estrés estimula tanto al cerebro como a la piel para indicar la liberación de hormonas que pueden desencadenar inflamación, perjudicar la cicatrización de la herida, acelerar el envejecimiento y empeorar las condiciones de la piel, incluido el acné, el eczema y la psoriasis.

 

La psicodermatología divide los desórdenes en 3: 

Psicofisiológico: cómo la mente afecta tu piel. Las afecciones de la piel que tienen una base fisiológica pero que se sabe que están vinculadas al estrés y otros factores emocionales como el acné, la alopecia areata (pérdida de cabello), la psoriasis, la urticaria, la rosácea y la hiperhidrosis (sudoración profusa) se incluyen en esta categoría.

 

Psiquiátrico secundario: cómo afecta tu piel el estado de ánimo. Las condiciones que son cosméticamente desfigurantes o potencialmente estigmatizantes como el vitiligo, la psoriasis o el acné severo pueden crear sentimientos de humillación y vergüenza, causar ansiedad y depresión y erosionar la confianza en ti mismo. En un estudio, por ejemplo, se encontró que hubo un aumento en el número de ingresos hospitalarios secundarios por trastornos primarios de salud mental con acné o rosácea coexistentes.

 

Psiquiátrico primario: cómo tu estado de ánimo afecta la piel. Los trastornos cutáneos como jalarte el cabello (tricotilomanía), el daño autoinfligido a la piel (dermatitis artefacta) y la creencia de que el cuerpo está infestado de organismos (delirios de parasitosis) son síntomas de un trastorno psiquiátrico subyacente. El manejo de estas afecciones requiere un enfoque multidisciplinario que incluya la atención dermatológica y psiquiátrica.

 

¿Cómo puedes mejorar tu conexión piel-mente? 

En este caso no siempre se puede generalizar y decir que vas a reaccionar de tal o cual manera, sino que siempre es importante que te observes y reflexiones acerca de las posibles causas, si es que tienes problemas en la piel. Si es así, entonces puedes seguir las siguientes recomendaciones: 

 

Medita. Muchos estudios han demostrado que concentrarte en tu respiración, la práctica de mindfulness y las técnicas de relajación han sido exitosos para tratar afectaciones de la piel. 

 

Muévete. Cuando haces ejercicio, especialmente aeróbico y yoga, esto puede tener un gran impacto psicológico; por lo tanto, también te ayudará a reducir problemas como lastimarte la piel a propósito o arrancarte el cabello. 

 

Cuida lo que consumes. Como bien sabes, los alimentos que ingieres tienen una relación directa en tu mente y piel, por lo cual es importante que ingieras comida con un bajo índice glucémico, pescados, huevos de gallinas libres, vegetales y frutas. Estos alimentos te brindarán las vitaminas y minerales necesarios para que tu piel siempre esté reluciente. 

 

Te puede interesar: 4 enfermedades que parecen físicas pero son mentales

 

Con información de Mindbodygreen


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh