Chroma Yoga: yoga combinado con colores, sonidos y aromas

Harmonía / 2018-04-08

¿Has escuchado hablar acerca de Chroma Yoga? Se trata de una nueva modalidad que se está popularizando en los estudios de yoga londinenses, la cual combina la disciplina del yoga con novedosas técnicas que estimulan los sentidos mientras te ejercitas.

 

Chroma Yoga consiste en la práctica de las posturas de yoga acompañadas por terapia de color y una mezcla de sonidos y aromas. Su objetivo es calmar las emociones y recargar el cuerpo para que te sientas renovado y lleno de energía.

 

Lo que hace Chroma Yoga es utilizar los colores de luz que tienen efectos positivos para el ánimo y el bienestar de las personas. Así, sus clases de colores temáticos buscan un efecto concreto relajante o energizante a través de los tonos rojo, azul, amarillo, anaranjado, rosa y multicromático.

En cada clase, además de iluminar el salón con un tono de luz, el lugar se ambienta con aromas y sonidos que correspondan al objetivo del color correspondiente. Así, cada clase está acompañada por una banda sonora especialmente diseñada para emular las frecuencias que emite el cerebro en diferentes estados de conciencia.

 

La clase color rojo es intensa, poderosa y dinámica, basada en la fuerza de este color. Los movimientos se enfocan en la fuerza y flexibilidad, con el fin de mejorar la circulación sanguínea, acelerar el metabolismo, mejorar el ánimo y lograr dormir bien.

 

El color azul es para una clase dinámica y fluida, donde la respiración está relacionada con los movimientos y es útil para despabilar el cuerpo y aumentar la energía. Además puede ayudar a regular los ciclos de sueño, a ser más productivo y a evitar los cambios de humor.

 

Las clases iluminadas en amarillo son fluidas y, al igual que en el azul, la relación entre movimiento y respiración es importante. Su objetivo es despertar el cuerpo y llenarlo de energía; además, las posturas que se realizan contribuyen a mejorar la digestión y evitar los cambios de humor, y en el caso de las clases vespertinas, propician un buen descanso.

El color anaranjado es el de las clases recomendadas para los principiantes, ya que en ellas se enseñan las técnicas necesarias para la práctica del yoga, se trabajan el balance y la flexibilidad, y se realizan las posturas básicas de esta disciplina.

 

Pensadas para ayudar a restaurar el cuerpo, las clases ambientadas en rosa incluyen posturas de estiramiento y combinan técnicas de respiración con disciplinas como el reiki. Además, los salones se ambientan con aceites esenciales y sonidos relajantes. Al final de la clase, las sensaciones son de relajación y equilibrio.

 

Finalmente, la clase multicromática está recomendada para los más avanzados en la práctica del yoga. Aquí se integran posiciones de fuerza y estabilidad con estiramientos profundos. A lo largo de la clase la iluminación cambia, y su objetivo es fortalecer el cuerpo.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué te parece esta disciplina?
Si practicaras Chroma Yoga, ¿a cuál color de clase asistirías?

Te podría interesar: