Principal

¿Por qué es tan importante desayunar, comer y cenar?

Time

4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Consideraciones importantes para tu alimentación

  • Check
  • Por qué el desayuno es la comida más importante del día

La frase "desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo" no podría quedar mejor a los principios de una dieta correcta. Te parecerá de antaño, porque probablemente lo escuchabas de tus abuelos, pero es una buena manera de explicar cómo debes comer y por qué es tan importante cuidar que así sea.
 

Alberto Molás, miembro del Consejo Médico de Herbalife Nutrition, explica la importancia de las tres comidas principales. Empieza con 'desayunar como rey'; este primer tiempo de alimento viene justo después de un ayuno prolongado, consecuencia de las horas de sueño. "Imagina que la noche previa cenaste a las 9pm y te fuiste a dormir a las 11pm, al siguiente día despiertas a las 7am, por lo tanto, tuviste un sueño promedio de 8 horas, un total de 9 horas sin ingerir alimento". De ahí deriva la palabra des-ayuno.

 

Pero, ¿qué le ocurre a tu organismo con los ayunos? Si bien el ayuno por las horas de sueño es un proceso natural, el problema viene cuando amplías dicho ayuno, porque si despiertas a las 07:00 pero desayunas hasta las 09:00 o incluso más tarde, este mal hábito provoca desbalances en tu metabolismo, lo que causa afecciones como falta de concentración, mareos, fatiga, gastritis, sobrepeso, diabetes y hasta daño neuronal.

 

Un desayuno correcto representa el alimento más calórico (energético) del día. Éste debe incluir la mayoría de los grupos de alimentos, como cereales, lácteos, frutas, origen animal, grasas, verduras y azúcares; pero si no tienes mucho apetito, recuerda que puedes utilizar los grupos que no alcanzaste en el desayuno durante el tiempo de la colación matutina. Es muy importante que el desayuno se realice no más de 30 minutos después de despertar. 

 

El segundo tiempo principal: 'comer como príncipe'. Después del desayuno y la colación matutina, llega el tiempo de la comida. Ésta suele ser uno de los principales problemas de muchas familias, porque se saltan la colación previa o incluso el desayuno y en la comida exceden la ingesta calórica de una alimentación balanceada. El experto en nutrición explica lo siguiente: 

Cuando brincamos tiempos de alimentos, nuestro organismo ya se encuentra en un ayuno prolongado y los mecanismos metabólicos que regulan la energía, se encuentran en desbalance para compensar la falta de alimento, situación que activa el apetito, es decir, tenemos un impulso instintivo e intenso que nos lleva a comer en exceso y abusar de grupos de alimentos que son muy calóricos y bajos en proteínas, como las grasas sin proteínas o los azúcares.

 

El especialista indica que los bajos niveles de glucosa en el organismo provocan la sensación de hambre, es por eso que cuando tardas tanto en comer el primer alimento del día o pasan muchas horas entre una comida y otra quieres comerte lo que te pongan enfrente, "ignorando la señal de saciedad que responde a impulsos fisiológicos, y así es como ingerimos alimento hasta no poder más". Recuerda que el tiempo de la comida representa el segundo tiempo principal de los alimentos, y debe ser de menor ingesta calórica que el desayuno.

 

Después de la comida y la colación vespertina, viene el tercer tiempo: 'cena como mendigo'; esto es debido a que el tiempo de sueño representa un gasto mínimo de energía. Procura que la cena sea entre 2 y 3 horas antes de irte a dormir, con ello evitarás una posible indigestión. "Prefiere los alimentos bajos en grasas, y aquellos ricos en fibra. Y por si tenías dudas, los tacos al pastor NO son una buena cena".

 

Recuerda realizar mínimo cinco tiempos de alimentos; desayuno, comida y cena, además de las colaciones matutina y vespertina. Es importante no comer con hambre, pues esto genera apetito, situación psicoemocional que se relaciona con los antojos.

 

Otras consideraciones importantes para cuidar tu alimentación:

  • No pases más de 4 horas sin ingerir alimentos.
  • Evita consumir refrescos.
  • Dedica el tiempo necesario para alimentarte, disfrútalo.
  • No olvides incluir fibra y grasas 'buenas' (insaturadas).
  • Acompaña tus alimentos con bebidas sin calorías (agua natural, té, aloe, entre otros).
  • Si necesitas un postre después de comer, elige una porción de fruta natural o gelatina sin azúcar.

Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh